La Reflexología Podal forma parte de un paquete de terapias reflejas tan curiosas como abundantes que, desde tiempos muy antiguos, se usaron para ayudar a recuperar el proceso de Salud, sin ninguna contraindicación y con muchas ventajas.

Es una terapia que, viniendo del pasado, aterriza en este presente, justo en el momento más adecuado para poder abordarla, reconociendo todas sus bondades y se enfoca hacia al futuro.

En realidad será una de la terapias del futuro, y esa categoría la tiene bien merecida si tenemos en cuenta varias de sus ventajas.

Aunque no sabría por donde empezar por orden de importancia, lo haré siguiendo el guión más fácil: su Raíz.

  1. Brota de una Visión Cosmológica muy profunda y arraigada en la Unidad Original, y de un Orden Esencial que interrelaciona todo cuanto existe dándole un enfoque y un propósito: “El TODO está en cada parte, y cada parte está en el TODO
    Este axioma nos desdobla una de las leyes más importantes del Universo: “La Ley de Correspondencia”, nos encontramos con que lo de arriba se corresponde con lo de abajo, lo que está dentro, también lo encontramos fuera.
    Sólo necesitamos saber “ver” como el Universo se proyecta en esta galaxia, la galaxia en nuestro sistema solar, nuestro sistema solar en el planeta Tierra y en cada uno de los átomos que conforman nuestras células.
    Después de desarrollar una mirada nueva y profunda para prender “a ver” lo que somos y la vida que encarnamos, empezamos a entender cómo la totalidad de nuestro cuerpo, se puede reflejar en os pies, y en ellos tener acceso a poder transformar desequilibrios y alteraciones en el plano energético, que si no corregimos, llegarán a tocar el plano físico, comprometiendo la bioquímica, el funcionamiento orgánico e incluso, los niveles celulares.
  2. Como en un trabajo orientado al plano energético, que es la matriz de todo lo que sucederá luego, esta particularidad la convierte en una terapia preventiva. Muchos desequilibrios son, en principio, bloqueos circunstanciales y si encontramos el modo de corregirlos, no irán más allá ocasionando síntomas. Esta característica le confiere, desde mi punto de vista, un incalculable valor, ya que nos ofrece la “posibilidad” real de pre-venir, ayudando al cuerpo a recuperar la memoria de salud original, antes de haberla perdido.
  3. Y por último, una de sus características más importantes, que siempre me hace dudar, si debemos concederle el primer puesto o no, en este rosario de ventajas, es que como ya apuntamos en la Ley de Correspondencia, al tocar en los pies, tocamos “nuestro TODO” y es una de las formas más eficaces que se conocen de ayudar a la persona a “Recuperar la Unidad” donde se reencuentra con su Equilibrio.

Al tocar en los pies, que son nuestras raíces, y sabemos lo que tocamos y cómo tocarlo; estamos tocando a la persona entera. Incluyendo todos los “Cuerpos” que la acompañan en este viaje. Sabemos que el cuerpo físico incluye una conciencia sensorial, una conciencia emocional, una conciencia mental, un conciencia social, una conciencia ideológica y una conciencia espiritual y universal, que las incluye a todas y las utiliza para poder manifestarse en esta dimensión.

Cuando tratamos cualquier problema o síntoma desde la Reflexología Podal, también ocurre este fenómeno, y puede suceder que tratando un problema de columna, igualmente desaparecen nódulos en la cuerdas vocales. Comprobamos una y otra vez la naturaleza de lo que solemos llamar “milagro” que no es mas que la cantidad de recursos de los que dispone nuestro cuerpo, donde la Vida del Universo se desdobla generosamente para cada uno de nosotros, de manera única, haciendo posible esta aventura.

Cuando el objetivo principal del trabajo son las Glándulas Endocrinas, el resultado depende más aún de cómo se interrelacionan todos esos planos de los que hablábamos antes.

Se nos ha dicho que el Eje Endocrino es uno de los grandes misterios para la medicina. Desde las ramas de la medicina Energética, y de forma especial desde la prácticas de autosanación Taoístas, las glándulas que lo forman están situadas en la línea media del cuerpo físico, coincidiendo exactamente con el recorrido energético de lo que llamamos El Canal Central, ese gran eje que cohesiona todo nuestra estructura energética.

Este Canal Central, nos conecta tanto con la Energía Magnética de la Madre Tierra, como con la Energía de la Dimensión de la Luz del Padre Cielo. Unifica Cielo y Tierra en nosotros. Y nos permite manifestar en un cuerpo físico la dimensión emocional, mental y espiritual.

  1. Las glándulas endocrinas cumplen dos funciones esenciales en la vida del ser humano:
    Conectadas directamente con el Canal Central, que a su vez es el asiento de los Chakras y la raíz de la Luz de la Autoconciencia. Realizan su trabajo de acuerdo con la toma de conciencia de cada uno de nosotros, y con ese registro cumplen su cometido en el plano físico.
  2. Cumplir las órdenes del Sistema Nervioso, a través de esos mensajeros químicos que conocemos como hormonas, para hacer posible a través de la bioquímica, el terreno necesario en cada momento y en cada necesidad.

Como vemos, sus funciones pasas por la diferenciación, para cumplir unos objetivos muy concretos. Como por ejemplo en Páncreas: se dedica principalmente a regular los niveles de glucosa en sangre, y sin embargo su enorme influencia sobre la garganta, puede ocasionar alteraciones importantes en la Tiroides.

En la Reflexología Podal, sabemos que ante disfunciones de la Tiroides, lo primero que hay que hacer es relajar el Plexo Solar y el Páncreas.
Siguiendo con el ejemplo del Páncreas-Tiroides, no sólo contemplamos sus funciones en el plano de la bioquímica, si no en todos los demás planos. El Páncreas, como el Bazo y el Estómago, pertenecen al elemento Tierra, y como hemos dicho, están estrechamente ligados al Plexo Solar. En este centro comenzamos a desarrollar “ese personaje” tan importante que llamamos “EGO”. Este personaje, más o menos madura en cada uno de nosotros, nos ofrece una particular visión de nosotros mismos, de los demás, del mundo que nos rodea, nos da una interpretación única y un color a todo lo que vivimos y a cómo lo experimentamos.

La Tiroides, además de intervenir directa, o indirectamente, en multitud de funciones, está situada y pertenece al Chakra de la Garganta. Este Chakra se encarga de la comunicación, que abarca distintos planos; desde la comunicación expresada y hablada donde integramos nuestro mundo interior con lo que nos rodea, hasta la dimensión más sutil, dónde nuestra Conciencia Superior intenta, a veces en vano, comunicarse con nuestro Ego. Generalmente se necesita un cierto nivel de autoconciencia para que el Ego admita que existe tal dimensión superior.

Si el Plexo Solar, y con él los órganos del aparato Digestivo y el Páncreas se tensan y se cierran para “controlar la situación”, en vez de fluir con la vida, este estrés existencial, comprometerá el Chakra de la garganta y la glándula Tiroides empezará a perder su equilibrio, influyendo así en el resto del cuerpo.
Igualmente, la comunicación con nosotros mismos se ve afectada, se va deteriorando, al igual que la comunicación con los demás y en consecuencia con la Vida.

Este ejemplo que ahora hemos utilizado, nos sirve para atisbar en la íntima relación que une a todas las glándulas y comprender mínimamente cómo se influyen unas a otras.
El trabajo que realizamos con la Reflexología Podal, por su carácter holístico y unificador, toca todos los planos de la persona. Ese mismo toque produce una profunda relajación del sistema nervioso, abasteciendo generosamente de endorfinas, transformando el estado psico-emocional, ayudando a la persona a cambiar su punto de vista y su paisaje interior. Sin duda, esto es parte del proceso curativo, y además, es una de las partes más influyentes.

Por otro lado, la Reflexología Podal, ayuda tanto al receptor como al profesional a entablar una amistad especial con el cuerpo.
¡Tenemos tanto que aprender de la Naturaleza!

Y a experimentar desde las diferentes partes del cuerpo, la unidad de fondo. Nos ayuda a “saborear” ese “hilo conductor” que se entrelaza con todo lo que le rodea y sostiene la Vida de forma indisoluble.

Esta relación especial con el Cuerpo que somos, nos convierte en testigos de un proceso que todos necesitamos ensayar para sanar: necesitamos sentir gratitud y admiración por él. Necesitamos reconocerle como el milagro de es. Como esa “inteligencia” nacida del encuentro amoroso entre el Cielo y la Tierra. Y llegar a caer en la cuenta de que no somos dos; mi cuerpo y yo, sino experimentar como el observador y lo observado se han troquelado mutuamente hasta convertirse en UNO. En este punto, todo se unifica y se recupera el equilibrio original.

Todo lo que nos fragmenta y nos invita a la separación, de una u otra forma nos enferma.
Para recuperar la Salud, hemos de regresar a nuestro verdadero hogar y conectar con nuestra Esencia, y esta no es otra que la Esencia de todo cuanto existe en el Universo Entero.

Experimentar el cuerpo que somos desde esta toma de conciencia, nos va “refinando” y enseñando el don de ser felices y de saber que lo somos.
En mi caso, yo me enamoré de este trabajo hace más de 35 años, cuando aquí no era ni conocido, ni comprendido ni valorado. Pero nada de esto me desanimó a seguir trabajando en consulta y luego a seguir formando profesionales que disfrutan realizando una terapia tan especial, al servicio de la salud físico-Psico-Emocional, al tiempo que ayudan a la persona entera a disfrutar de un verdadero placer.

¿Acaso le podemos pedir algo más?

Mª Rosa Casal
Reflexóloga y Naturópata
Profesora y Directora de Escuela de Vida
www.escueladevida.es