La enfermedad de Alzheimer: reconócela si quieres que se olvide de ti

 

Esta enfermedad fue descrita de inicio como demencia presenil por el psiquiatra y neurólogo alemán Alois Alzheimer (1864-1915).

Considerada una enfermedad cerebral degenerativa progresiva, se caracteriza por la atrofia de la corteza cerebral con alteraciones denominadas placas seniles; lesiones que afectan a las dendritas y axones de las neuronas.

Asimismo, se aprecia una pérdida de la actividad de la acetilcolintransferasa (proteína precursora de la acetilcolina) que juega un importante papel para la síntesis de la acetilcolina. Ésta, que es el principal neurotransmisor del sistema nervioso parasimpático, también participa en las funciones de la memoria, la concentración y la capacidad intelectual, por lo que los primeros signos de la enfermedad se caracterizan por alteraciones ligeras de la memoria, cambios sutiles en la personalidad y falta de concentración.

Hasta aquí hemos presentado a esta enfermedad de manera ordenada y correcta. Nada especialmente nuevo. Ni siquiera se explica por qué ni para qué se producen las atrofias ni las pérdidas en las actividades que se han mencionado más arriba.

Según la Medicina Oficial esta enfermedad es de etiología desconocida.


Hipócrates, creador de la escuela de Cos, decía: “No existen enfermedades sino enfermos”


Aunque, ante semejante afirmación, cabe preguntarse: ¿desconocida por quién? Cada vez que leo en los textos de patología clínica “de etiología desconocida”, me sigue asombrando la prepotencia de dicha afirmación, como si todo el conocimiento de las enfermedades residiera en un solo estamento.

Afortunadamente sabemos que existen otros tipos de medicinas que se fijan más en el enfermo, en la persona, más que en su enfermedad.

En la consulta, muchas personas me recuerdan con añoranza esos tiempos en los que el médico sabía tu nombre y el de tus padres, te miraba a los ojos cuando entrabas en su despacho y lo primero que te preguntaba era: – ¿Qué tal estás?, – ¿Y tú familia?,

– ¿Te has echado novia? Y cosas así. Lo que ponía de manifiesto la importancia que se le daba al estado de ánimo y a las relaciones humanas para gozar de buena salud.

 

alzheimer2 - La enfermedad de Alzheimer

De hecho, en la mayoría de registros que nos llegan de la Edad Antigua, encontramos datos que muestran a las medicinas de culturas como la de India, Egipto, China o Grecia, ocupándose de sus enfermos y no sólo de sus cuerpos. Es precisamente en la época de Hipócrates cuando se produjo una gran escisión en la enseñanza y en la práctica médica con la aparición de las escuelas de Cos y de Cnido.

Hipócrates, creador de la escuela de Cos, decía: “No existen enfermedades sino enfermos”. No sólo le importaba el estado físico, sino que además era importante reconocer la biografía del paciente y la influencia de su esfera afectiva.

La escuela de Cnido, sin embargo, se centraba más en la enfermedad como entidad independiente, concepción que se continuó en el tiempo con Galeno. No prestaba atención al estado general de los pacientes, sino más a sus patologías como motivo de estudio e interés.

El resultado de aquella diferenciación (que nunca debió ocurrir), lo acusamos en la actualidad con estas vertientes:

  • Medicina natural – Pseudociencias – Medicinas humanistas – biológicas.
  • Medicina oficial – Medicina convencional – Medicina organicista – mecanicista.

Cuando lo más coherente es cooperar y trabajar juntos a favor del bienestar de la persona.


En una fase inicial, trabaja con osteopatía la columna cervical pone freno a la evolución de la enfermedad de Alzheimer


VEAMOS QUÉ DICE LA MEDICINA BIOLÓGICA SOBRE ESTA DEMENCIA

No existe Alzheimer sin su causa. Vayamos a sus conflictos biológicos:

Nos encontramos frecuentemente con un conflicto que afecta a dos relés cerebrales (en el tronco cerebral), de manera simultánea, en el área de los túbulos colectores del riñón. Se trata de un conflicto existencial, de derrumbamiento, de sentir que se ha perdido todo, de sentirse solo en el mundo. El sentido biológico de estas reacciones es el olvido de las separaciones para que la persona deje de sufrir.

  • Si esa situación se mantiene, aparece en la persona un estado de parálisis, de desorientación espacio-temporal, con incapacidad de reacción y generando de manera progresiva una dependencia cada vez mayor.
  • Otro conflicto asociado al Alzheimer es el que afecta a dos relés en la corteza cerebral, como consecuencia del impacto de dos conflictos de separación muy fuertes, con connotaciones de pérdida. Por ejemplo, muere la pareja tras muchos años de convivencia (pérdidaseparación).

Si aparece un segundo conflicto, sin haber resuelto el primero, del tipo: “me ingresan en una residencia de ancianos”; la persona siente que ha perdido todo lo que quiere una vez más.


El sentido biológico de estas reacciones es el olvido de las separaciones para que la persona deje de sufrir


La reacción de la Naturaleza, con su programa biológico, no se hace esperar: debuta con una reducción de la memoria a corto plazo, pérdida de la capacidad intelectual y problemas para resolver tareas sencillas. El sentido biológico de estas reacciones es el olvido de las separaciones para que la persona deje de sufrir.

También hemos observado que la mayoría de este tipo de pacientes presenta una marcada tensión en la musculatura de la región suboccipital (nuca) y subclavicular (parte anteroinferior del cuello). Esto provoca un atrapamiento de los principales vasos sanguíneos que abastecen de sangre a la cabeza. De esta manera inteligente la Naturaleza va deteriorando progresivamente las funciones cognitivas para colocar a la persona en un mundo paralelo.

alzheimer - La enfermedad de Alzheimer

En una fase inicial, trabajar con osteopatía la columna cervical pone freno a la evolución de la enfermedad de Alzheimer. En casos avanzados se consigue mejorar la memoria a corto plazo y el estado de atención. Y para toda la población, a nivel preventivo, recomiendo que dediquen una parte importante de sus cuidados a mantener el cuello en buena forma, y sobre todo no vivir en soledad ninguno de estos conflictos.

Para terminar con nuestro tratamiento, la guinda la vamos a poner con la estimulación de la acetilcolina mediante la HO®

(Osteopatía Hormonal). Como mencioné más arriba, es el neurotransmisor que decrece progresivamente con el avance de la enfermedad.

Y la Alzheimer es la herramienta que mejor dinamiza al sistema endocrino.

 

Michael Laloux Kodaewa

Osteópata y profesor de osteopatía. Director de LALOUXSCHOOL

lalouxschool.com