¿Sabes cuál es tu posición en cada área de tu vida? ¿Te posicionas frente a los problemas de una manera constructiva? ¿Desafías la realidad condicionada para posicionarte en tu Conciencia?

Me hice estas preguntas mientras paseaba por el campo una mañana de Abril, cercana ya a los 60, después de 29 años de profesión, y de una dilatada experiencia vital. Según me iba respondiendo, surgía el método POSITIONING, como una forma de ayudarte a qué tú mismo/a puedas responderte.

Hay dos formas de acercarse a POSITIONING: La Filosófica, y la Terapéutica. En la primera comprenderás por qué lo llamo: “El Arte de Habitarse a Uno Mismo”. Me valgo de “la casa transformada en hogar” como una metáfora de la propia evolución.
La “casa” es uno de los arquetipos más potentes que existen, junto al de la madre ó el héroe. A lo largo de la historia, y en todas las culturas, hemos buscado un lugar donde guarecernos, sentirnos cómodos y seguros, y, donde guardar nuestras pertenencias. El ser humano ha establecido una relación especial con la palabra y la experiencia de lo que es una “casa”, su casa.

Ahora bien, ¿puedes realmente asegurar que una casa es un “hogar“?. Diría que no. Hay muchas personas que al llegar a casa, están ya, pensando en volver a salir. Es como si tuvieran alergia a “permanecer” y crear un verdadero hogar, para, entonces, habitar su casa. Lo mismo ocurre con la casa interior.
Ese espacio interno, mucho más grande que la suma de nuestra biología, ideas o experiencias, en el que guardamos nuestras luces y sombras, y al que regresamos una y otra vez cuando queremos paz o consuelo. Ese lugar interior en el que reside nuestra parte más sabia, profunda y sutil; nuestra alma. Nuestro ser verdadero.

Para conocerlo, y mejor relacionarnos con su existencia y desarrollo, el POSITIONING terapéutico, utiliza símbolos y metáforas para trabajar con las habitaciones de la casa, y descubrir la Posición que tomamos y/o mantenemos en cada una de ellas. Asimismo, tiene en cuenta, no sólo el habitarse individual, sino la relación con el vecindario, la ciudad, y el concepto de país en relación con otras naciones: ser Ciudadanos de la Humanidad.

Nuestros padres nos dieron los cimientos con los que hemos construido nuestra propia casa (nuestra personalidad, gustos, decisiones). Ya desde pequeños tenemos sensación y conciencia de “pertenencia” a una familia, un barrio, una ciudad, un país, un continente; incluso, un planeta… somos terrícolas. Si ponemos conciencia a este hecho, nos daremos cuenta que toda esa pertenencia es externa; de ti hacia afuera.

¿Se te ha ocurrido pensar alguna vez, si te perteneces hacia dentro? En otras palabras, ¿te has preguntado, si tu casa interna (la que has construido, con los cimientos dados por tus padres) está habitada?, ¿es realmente tu “hogar” interior? Conocer cada una de las habitaciones y su significado y práctica, nos lleva al concepto vital de “habitar la vida” en ese área específica. De ahí que POSITIONING, utilice símbolos para identificar la representación de las diversas estancias de la casa.

Por ejemplo: ¿Te has fijado cuántos cacharros tienes en la cocina? ¿De veras los utilizas todos? ¿Limpias tu cocina todos los días? ¿La dejas recogida por las noches para tenerla dispuesta para el desayuno al día siguiente? ¿Te cocinas tu propia comida? ¿Te nutres o deglutes?
Yendo al símbolo, los cacharros no utilizados significan la cantidad de pensamientos y actos inútiles que tenemos y hacemos al cabo del día. Eso, naturalmente gasta mucha energía. ¡Y luego te quejas de cansancio! Con los ejercicios propuestos por el método, empezarás a darte cuenta de cómo recuperar energía, en vez de gastarla en cosas superfluas (a todos los niveles, tanto físicamente, como emocional y mentalmente).

Esto se aplica, igualmente a la nutrición. ¿Cómo te nutres a todos esos niveles? Porque si te quejas de terrores nocturnos, necesitas reconocer que tu nutrición mental es muy deficiente si el género de cine que más te gusta y que más ves es el de terror. Y además, lo primero que haces por la mañana es llenarte la cabeza de información negativa (como la de las noticias) nada más salir de la cama. Y muchas otras acciones o pensamientos que, si reconoces, te están nutriendo mentalmente de forma negativa.
Y por la noche, antes de ir a dormir… ¿limpias tu mente de la basura del día? ¿Dejas tu cabeza libre y vacía para que pueda volar en tus sueños? Con POSITIONING aprendes a reconocer tu Posición en cada aspecto de cada habitación de tu casa interior (Actitud, Conducta y Evaluación), y de esta manera llegas a habitar cada estancia: cuando reconoces dónde estás, qué haces de verdad. No se trata de llegar a ningún lugar ideal, sino a ser auténtico y honesto con la propia realidad.

Conocer la propia Posición ante las diversas áreas de la vida, es muy importante, pues nos da la posibilidad de cambiarla. Una posición fija, puede llegar a negativizar el presente y a destruir el futuro, separándonos del camino de la propia evolución que sería llegar a la Posición sin Posición, en la que todo fluye a medida que emerge la realidad ante nuestros ojos agradecidamente sorprendidos.

Este método terapéutico tiene una estructura clara, compuesta de dos números (POSITIONING 315 y 334, como mnemotecnia); además de un contenido y una lógica clara y de fácil seguimiento, para que sea asequible a todos los niveles de comprensión.

Es como las casas, una son más grandes, otras más pequeñas, unas están en una colina o en el valle y las otras en calles residenciales o de barriadas de ciudad. Porque todos somos diferentes en cuanto a nuestro nivel evolutivo, y en cambio todos tenemos una casa… interior.

Raquel Torrent
Psicóloga Colegiada
Terapeuta integral/transpersonal y coach experta en Mindfulness.
Autora del libro “Positioning: Descubre el Arte de Habitarte a ti mismo”
Ed. Almuzara. Creadora y formadora del método Positioning
www.terapeutaspositioning.simplesite.com