La salud medioambiental es un compromiso no solo con la salud y calidad de vida de los seres vivos, sino también una propuesta de cuidado con el planeta que habitamos. Hay una relación fundamental entre la salud y los factores ambientales que incluye el desarrollo económico dentro de la estructura de un ecosistema

SALUD MEDIOAMBIENTAL

Si atendemos a las estadísticas nos muestran que a nivel mundial las muertes en carretera por accidentes de tráfico ascienden a medio millón de personas, mientras que Naciones Unidas estima en siete millones de muertes por enfermedades producidas por la contaminación. Cuatro millones de niños mueren cada año de diarrea, la mayoría por el agua o alimentos contaminados. Centenares de millones de personas sufren morbilidad por parásitos intestinales. Dos millones mueren de malaria cada año, mientras 267 millones la padecen. Tres millones de personas mueren cada año de tuberculosis y 20 millones están contagiadas.

Centenares de millones se exponen a peligros físicos y químicos innecesarios en el lugar de trabajo y el ambiente general. Cientos de millones de personas sufren de enfermedades respiratorias asociadas con la contaminación externa e interna del aire. Otros cientos de millones sufren desnutrición y todos estos problemas pueden prevenirse. La salud se define en la Constitución de la Organización Mundial de la Salud «como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad» (1948). Por otro lado el ambiente aparece definido como «Todo lo que es externo al individuo humano. Puede clasificarse en físico, químico, biológico, social, cultural, etc., todo lo que puede influir en la condición de salud de la población» (1995). Esta definición se basa en la salud determinada por dos factores: la genética y el ambiente.

La salud ambiental va ligada al progreso en la calidad ambiental, a la alimentación y a la atención médica. «Se basa en esencia en dos aspectos: uno que estudia los peligros en el ambiente, sus efectos en la salud y las variaciones en la sensibilidad frente a las exposiciones, y otro que explora el desarrollo de medios efectivos para la protección contra los peligros».

En el caso de España los últimos informes cifran en 21.000 muertes al año por contaminación, especialmente la del aire por partículas en suspensión (según el estudio de GBD en el que ha colaborado el ISGlobal). Los contaminantes incluidos en este estudio son únicamente las partículas como el ozono, el plomo y el radón, mientras que entre los que han quedado fuera destacan el ruido, los rayos UVA, los pesticidas, el dióxido de nitrógeno (NO2), uno de los principales contaminantes emitidos por el tráfico, así como los aditivos en los alimentos. A estos debemos sumar los disruptores endocrinos, sustancias químicas ajenas al cuerpo humano que alteran el equilibrio hormonal y el metabolismo en general. Entre los disruptores endocrinos están: fitoestrógenos, pesticidas organoclorados, alquifenoles-polietoxilados, cloro fenoles, bifenilos policlorados, ftalatos, estrógenos artificiales, dioxinas, furanos y algunos hidrocarburos policíclicos aromáticos, compuestos presentes en la vida cotidiana.

11 2 Salud medioambiental - Medio ambiente: graves problemas!!

Científicos del Instituto Puget Sound de la Universidad de Washington – Tacoma analizaron moluscos en el puerto de Seattle y encontraron rastros de oxicodona, un narcótico altamente adictivo y uno de los opiáceos más utilizados en el país. Los moluscos contaminados contienen cuatro tipos de tensioactivos sintéticos, químicos que se encuentran en los detergentes y productos de limpieza; siete tipos de antibióticos; cinco tipos de antidepresivos, fármacos antidiabéticos, etc.

La Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre derechos humanos (ONU, 1948), afirma que «toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado para la salud y bienestar de sí mismo y su familia, incluyendo el alimento, trabajo, educación, ropa, vivienda, salud pública, y los servicios sociales necesarios. El respeto a la naturaleza y control de la degradación ambiental». Aunque a nivel internacional se vienen trabajando documentos y declaraciones sobre la salud ambiental, aun queda mucho camino por recorrer.

Contamos con una legislación avanzada y con mecanismos de regulación, prevención y sanción por contaminación, pero nos vemos desbordados por el mal uso de pesticidas, plaguicidas, fungicidas, sustancias químicas sintéticas, bacterias, virus, metales pesados, hormonas, transgénicos, aditivos, nanotecnología, y otras sustancias que están afectando la salud de los seres vivos y del planeta. Por este motivo es importante tener conocimiento sobre la salud ambiental.

Graves problemas para el medio ambiente

Estos pueden provocar infertilidad o incluso cambios de sexo en peces e invertebrados y afectan también en la fertilidad de los seres humanos, pudiendo provocar deformaciones en genitales o testículos que no bajan al escroto, disfunciones del aparato reproductivo como disminución espermática, pubertad precoz, aumento de cáncer de mama, próstata y testículos y de malformaciones asociadas; encontramos que la contaminación se ha convertido en uno de los principales factores de enfermedades actuales. Por ello es necesario replantear los sistemas de regulación y control para las aproximadamente 50.000 nuevas sustancias químicas, muchas con la capacidad potencial de disrupción. Los alimentos se ven contaminados por factores externos e internos en la producción, transporte, almacenamiento y distribución. Entre los factores internos están los transgénicos, aditivos y nanotecnología; y en los externos está la contaminación. Un ejemplo de lo que está pasando con los alimentos es la alerta sanitaria en Estados Unidos por mejillones contaminados con drogas.

 

Albert Ronald Morales y Jeanette Jaime González

Albert es investigador, bioquímico, creadorde la Frutoterapia y escritor. Jeanette es abogada medioambiental,

creadora del primer postgrado en derecho ambiental en la Universidad Incca de Colombia

ienelvergel.com