Madurez, amor y sabiduría, es la esencia de los niños que podemos percibir que han nacido durante ya unos años atrás. Los niños de ahora, son niños, que tienen una misión muy determinada, que saben inconscientemente desde muy pequeños qué es lo que han venido a hacer y eligen familias donde dicha función se pueda llevar a cabo. Diversos autores como Lee Carroll, Doren Virtue o Sharyl Jackson ponen de manifiesto diversas características comunes de los denominados niños índigo y cristal.

¿Qué son los niños Índigo y Cristal?

Los niños índigo adoptan éste nombre por la energía de su aura de color azulada. Quizá algo rebeldes, impulsivos, bastante inquietos, con una historia de recordar vidas pasadas o hablar en un idioma que no es el suyo y extremadamente conectados a la naturaleza y los animales, éstos niños nos sorprenden diariamente. Nos llama la atención su gran corazón cuando establecemos un vínculo emocional con ellos, por el amor que desprenden, su sensibilidad y su intuición. Éstos pequeños pero a la vez, viejos maestros, normalmente nos sorprenden con consejos de extremada sabiduría o comentarios que superan nuestra expectativa de lo que podríamos esperar de un niño de su edad. También algo realmente sorprendente es su capacidad para de detectar las mentiras y la manipulación.

Los niños de cristal, adquieren su nombre por su aspecto aparentemente vulnerable, aunque también se ha hablado de su nombre por ser seres crísticos. A diferencia de los índigo, éstos son conocidos como los pacificadores. Aparentemente son niños sensibles e intuitivos, calmados, retraídos y vulnerables. Conectados con la naturaleza, pacíficos, empáticos, dulces y amorosos, éstos niños nos traen consigo la paz. Son niños que están conectados con sus habilidades psíquicas, simplemente se dejan guiar por su intuición, sus capacidades sanadoras y también suelen hablar frecuentemente de amigos invisibles, con ángeles, retienen memorias de vidas pasadas o nos hablan de experiencias antes de haber encarnado. Es frecuente que éstos niños observen a sus padres antes de nacer o que incluso se comuniquen con ellos bien a través de sueños o la meditación.

¿Cuál es la misión de éstos niños y por qué están naciendo?

Con espíritu guerrero, desafiantes, rebeldes y con una energía interminable, los niños índigo tienen una misión común puesto que vienen a romper sistemas de todo tipo con la finalidad de crear otras estructuras más funcionales. Éstos niños, vienen a enseñarnos a implantar un mundo de integridad, como dice Doreen Virtue, autora de numerosos libros. Son niños que luchan por conocer la verdad, por implantar la justicia y la honestidad y es por ello por lo que utilizan todas sus armas para luchar cuando se están rompiendo éstas normas que para ellos son fundamentales. Revolucionan todos aquellos ámbitos donde no se les respeta, donde no pueden expresar su creatividad, en definitiva donde no pueden expresarse con la totalidad de su ser.

Ahora, los niños índigo no están en ésta batalla solos, dado que cuentan con la ayuda de los niños de cristal en ésta misión. Los niños de cristal han nacido para así acercar el cielo a la tierra y vienen a recordarnos que todos tenemos una pequeña partícula crística dentro de nosotros, aunque muchos adultos hayan olvidado o no quieran reconocer dicha semilla, quizá por la responsabilidad que supone o quizá por seguir anclados en viejos patrones de creencias. Los niños de cristal, nos vienen a enseñar y a recordar la capacidad de estar conectados con al espiritualidad, de sanar, de percibir aquello aparentemente inexistente, a conectarnos con la sensibilidad y la empatía. Luchan por recordarnos diariamente a todos nosotros a amar incondicionalmente, a mostrarnos y estar conectados con la semilla divina que todos llevamos dentro, nuestra esencia.

Reflexionemos, se tiene que romper el sistema educativo, político, económico y con ellos muchos patrones de creencias para poder evolucionar y así crear una estructura diferente, una estructura sana. Solamente podemos cambiar a nivel global si se van rompiendo los sistemas disfuncionales y así descongelar esa semilla que tenemos dentro para actuar desde el lenguaje universal del amor. El objetivo, es acelerar los procesos evolutivos a nivel global, porque estamos preparado el terreno para avanzar hacia un mundo mejor. Pero no solamente ellos, sino todos los demás niños y adultos a los que éstos pequeños avatares van contagiando con su forma de actuar y de amar en el mundo.

¿Qué hacer y qué no debemos hacer con éstos niños?

• Con los niños índigo, es altamente recomendable, no mantener un estilo de crianza autoritario, sino un estilo autoritativo, donde le explicamos al niño el porqué de las normas desde la emoción, dado que es su lenguaje.

• Es importante no mentirles, no manipularles ni intentar someterles y dominarles desde nuestro poder como adultos, debido a que ellos no sólo detectarán éstas estrategias, sino que además entrarán en un conflicto entre el interior y el exterior debido a que sentirá la verdad, pero el mensaje que se le ofrece verbalmente es el contrario y pueden dejar de confiar en sus intuiciones o en el adulto.

• Necesitan que no solamente seamos un ejemplo para ellos y que les entendamos y les apoyemos sino que además seamos una fuente de autoridad, pero eso si, siempre desde la firmeza, pero no desde la dureza. Tenemos que poner límites, desde el amor y desde la comprensión, teniendo en cuenta de que hablamos con un niño y utilizaremos un lenguaje que pueda entender, pero es importante jamás perderles el respeto y si esto no se cumple empezará la gran batalla convirtiéndose una vez más en unos grandes incomprendidos y luchando por cambiar las cosas, especialmente los niños índigo.

• Intentar no caer en la injusticia, que se les trate con el mismo respeto que lo haríamos con un adulto.

Nunca hacerles sentirse especiales, porque ellos no lo sentirán, pero si entender que quizá sean algo diferentes.

¿Cómo mantener la luz y la salud de los niños de ahora?

Éstos niños, nacen en familias, donde van a poder llevar a cabo su misión tanto personal como colectiva, ellos eligen muy bien a los padres junto con los que quieren encarnar, dado que son padres que tienen la capacidad de acogerles y entenderles desde el amor y además ser guías. Si sentimos que no lo somos, es importante realizar nuestro propio proceso personal y espiritual, por el bien de éstos niños.

• Es de especial relevancia nutrirles emocionalmente, abrir nuestro corazón ante ellos, en lugar de intentar contrariamente nutrirnos de su amor para suplir nuestras propias carencias afectivas. Existe una diferencia entre nutrir y compartir. Como cualquier niño, esperan y necesitan que seamos nosotros quienes como adultos les alimentemos afectivamente. Los adultos, en cambio, deben compartir su amor incondicionalmente con sus hijos.

• Debemos intentar entender y empatizar con el niño cuando nos hable de sus capacidades psíquicas. Nunca dudar de lo que nos dicen, recordemos que los niños nos hablan desde la verdad porque ellos son la esencia. No dudemos de sus vidas pasadas, amigos invisibles, de sus premoniciones o de sus habilidades sanadoras.

• Ser guías y maestros para ellos. Diariamente llegan muchas madres a mi consulta o a la escuela de padres con éste problema. Son madres conocedoras de que tienen la responsabilidad de pulir a los pequeños diamantes y muchas veces no saben cómo. Es de especial relevancia, realizar nuestro propio camino espiritual, entender nuestro sistema familiar, ver y abrazar nuestra sombra, conectarnos con nuestro corazón, abrirnos y actuar desde la esencia de nosotros mismos. Ciertamente cuando hay un cambio en los padres, también lo notan los niños, puesto que éstos están ligados a su campo emocional.

• Es importante permitirles acercarse a la naturaleza, a los animales, a la comida y los tejidos naturales y productos ecológicos. Al igual que permitirles expresar su creatividad y hacer deporte.

Luchemos por mantener la luz y la salud de los niños de ahora, por comprender a éstos niños, por qué no pierdan la luz del diamante que son, por que no enfermen y así poder seguir iluminando a todos aquellos que están a su alrededor por y para un mundo mejor.

Marta Cela

Psicoterapeuta Holística Infantil, Juvenil y Adultos.

www.martacela.com