Este artículo es la continuación de otro que publicamos en el número de septiembre de 2017 sobre Consultas al I Ching según la línea JĪNG FÁNG Ì.

Una gran cualidad del I Ching es que cualquier persona puede utilizarlo cuando tiene dudas ante alguna decisión que debe tomar y quiere el consejo de su guía interno. No es necesario tener habilidades especiales, sin embargo, es muy importante prepararse antes de abordar la realización de una consulta al I Ching, tanto si es para uno mismo como si se está actuando como intérprete para otra persona que necesita mediación.

Es necesario estar descansado y no se debe permitir que las preocupaciones del día a día interfieran e impidan la conexión con el ser interno. Siempre es conveniente realizar una limpieza energética con el lavado de las manos y el enjuague de la boca y en ocasiones puede ser imprescindible ducharse para eliminar las sobrecargas.

Un tiempo de meditación puede ser de gran ayuda para insertarse en el flujo de energía del momento y poder sintonizarse con lo que se mueve en la situación objeto de la pregunta.

Ya en estado de calma y equilibrio se procede a escribir la pregunta, que debe ser clara y concisa. Hay que dedicar el tiempo que sea necesario para que la formulación se ajuste bien a la situación sobre la que se quiere recibir información a través del I Ching. Conceder a esta labor la importancia debida es básico pues la claridad de ideas en el inicio del proceso permite que la interpretación posterior también sea clara.

La pregunta debe formularse de modo que aparezcan:

  • el nombre de la persona que plantea la pregunta.
  • el tema, que debe ser único y concreto.
  • el tiempo, que debe estar bien definido. Por ejemplo: en el momento actual, en este año, antes de la primavera, etc.
  • el lugar, si en la situación planteada tiene relevancia.

A continuación se dan unas indicaciones para la correcta formulación de preguntas al I Ching.

  1. Al realizar una consulta la persona debe tomar distancia y mantenerse desapegada. Debe colocarse en un plano externo a la situación e intentar mirarla desde un plano más elevado. Por ello las preguntas, aunque el consultante interprete él mismo la consulta, deben formularse como si se tratara de otra persona.

Por ejemplo, si Lucía cuestiona la conveniencia de iniciar una relación de noviazgo con su amigo Álex, o quiere saber si está enamorado de ella, o si su relación de pareja será estable, etc., tanto si la propia Lucía realiza la consulta como si le ayuda un intérprete, las preguntas a formular son del tipo:

  • ¿Es posible para Lucía que su relación de amistad con Álex se transforme en noviazgo, antes de un año?
  • ¿Es conveniente para Lucía que su relación de amistad con Álex se transforme en noviazgo, en este momento?
  • ¿Lucía recibe el amor de Álex en este momento?
  • ¿Es posible para Lucía que una relación de pareja con Álex sea estable?
  • ¿Cuál es la actitud que debe tener Lucía para que su relación de pareja con Álex prospere?

Y no son convenientes preguntas del tipo:

  • ¿Es positivo para mí ser novia de Álex?
  • ¿Me quiere Álex?
  • ¿Durará una relación de pareja con él?
  1. Las preguntas deben formularse en positivo.

No es aconsejable una pregunta del tipo:

  • ¿Es conveniente para Lucía romper la relación de pareja con Álex, en este momento?

Es más sencilla la interpretación si se sustituye por otra del tipo:

  • ¿Es conveniente para Lucía continuar la relación de pareja con Álex?
  1. Se debe evitar la formulación de preguntas con dos alternativas. Si se quiere información para elegir una de ellas, se requieren dos preguntas y valorar cuál de las respuestas es más favorable.

Por ejemplo, si Mauro tiene oportunidad de realizar un viaje en sus vacaciones de verano y duda entre ir a China y/o visitar Islandia, son incorrectas las preguntas:

  • ¿Es conveniente para Mauro ir este verano a China o a Islandia?
  • ¿Es conveniente para Mauro ir este verano a China y a Islandia?

En este caso lo que Mauro debe formular son dos preguntas y comparar las respuestas:

  • ¿Es conveniente para Mauro ir al viaje a China, programado para este verano, del 15 al 31 de julio?
  • y ¿Es conveniente para Mauro ir al viaje a Islandia, programado para este verano, del 10 al 31 de agosto?
  1. Deben evitarse preguntas para buscar opciones sin fijar ninguna.

No son válidas:

  • ¿Qué estudios debe desarrollar David para encontrar trabajo?
  • ¿Qué medicación ayudará a Víctor a mejorar su salud?

Deben sustituirse por:

  • ¿Realizar el Máster de Diseño Gráfico puede ayudar a David a encontrar trabajo?
  • ¿La medicación actual ayudará a Víctor a mejorar su salud?
  1. No es conveniente realizar preguntas fijando periodos de tiempo muy prolongados pues es fácil que se den cambios, sobre todo cuando entran en juego las emociones. En estos casos, es preferible preguntar más adelante.

Por tanto, no son aconsejables las preguntas siguientes:

  • ¿Una relación de pareja entre Lucía y Álex puede durar toda la vida?
  • ¿David va a encontrar un trabajo dentro de tres años?

Sin embargo, sí es razonable preguntar:

  • ¿Terminará David sus estudios de Informática en tres años?
  • ¿El Máster de Diseño Gráfico que va a realizar David durante el próximo año es conveniente para él?
  • ¿Cuál es el trabajo a desarrollar por Andrés durante el presente año para su desarrollo espiritual?
  1. Pueden realizarse preguntas sobre objetos.
  • ¿La casa necesita una obra para fortalecer las vigas?
  • ¿Los contenidos fijados para el curso son adecuados para ser impartidos en 12 horas?
  • ¿El abono químico es adecuado para el naranjo?

Recordad siempre: La llave que abre las puertas del I Ching está en la meditación.

 

Shú_Yuán Chén y Maite Foulquié autoras del Libro inédito en Occidente “I Ching JĪNG FÁNG Ì”, publicado por la editorial “La liebre de marzo”

La Biotika

Labiotika.es