Claves del ayurveda para activar el poder curativo de las plantas.

Lo primero es no hacer daño”. Esta frase de Hipócrates, padre de la medicina occidental, fue ignorada hace tiempo y quizás sea el principal motivo de la crisis del sistema convencional de salud. En 2017 el 45% de la población española mayor de 16 años padecía enfermedades crónicas, cifra inquietante que sigue creciendo, al igual que las incontables enfermedades y muertes producidas por efecto de los fármacos.

Las fórmulas ayurvédicas tradicionales usan las plantas enteras, de cultivo ecológico, de buena calidad, la mayor parte combinadas con otras plantas. Tomadas en la temporada y momento adecuados proporcionan una combinación de beneficio nutricional, apoyo probiótico y el impacto terapéutico necesario para aportarnos los máximos resultados.

Según el Ayurveda las plantas, se pueden “activar” de ciertas maneras para mejorar su biodisponibilidad y efectividad. Ahora con las recientes investigaciones sobre la microbiota, vamos a entender mejor por qué y cómo se activan las fórmulas tradicionales ayurvédicas.

Los activadores microbianos o krimis

Ya sabemos que las plantas además de su poder bioquímico tienen propiedades sutiles. Ampliando el microscopio, encontramos que los microorganismos o microbios del suelo se adhieren a las raíces, tallos, hojas y flores y mejoran la biointeligencia de la planta. De la misma manera cuando los consumimos, se adhieren a la piel interna de nuestro cuerpo, pegándose a ese tejido que recubre los tractos intestinal y respiratorio, las arterias, las áreas linfáticas, los órganos de los sentidos, además de la piel externa.

Los microbios, conocidos como krimis en los antiguos textos ayurvédicos, transmiten impresiones, biointeligencia e información genética del mundo exterior al cuerpo humano.

Los microbios en el suelo y en las plantas cambian drásticamente cada temporada. Los microbios estacionales ayudan a fabricar enzimas digestivas para mejorar la digestión de los alimentos de temporada. Impulsan la inmunidad cuando es necesario en invierno, descongestionan el cuerpo en primavera y disipan el calor durante el verano.

Los nuevos estudios están vinculando los problemas de salud comunes que se acumulan con el cambio estacional natural en el microbioma del cuerpo, que se modifica según la alimentación estacional.

A través de lo que ingerimos -alimento, suplementos o medicina de cualquier tipo-, los microorganismos transportan información desde el intestino al cerebro a través del eje cerebro-intestino (GBA), al tiempo que transportan información genética al código genético del cuerpo.

La información que transmite al cerebro la microbiota (mal llamada flora intestinal, ya que es más fauna que flora), altera nuestros estados de ánimo, emociones, niveles de hambre, antojos y patrones de sueño. Según un estudio, la toma de decisiones intuitiva y los sentimientos viscerales se explican por la transmisión de información de los microbios que hay en nuestras “tripas” y conectan con el cerebro.

Los microbios o krimis que existen naturalmente en las plantas enteras están empezando a entenderse como fundamentales para el beneficio biológico que se pretende obtener al tomar una planta medicinal.

Estas son solo algunas de las razones por las que debemos usar plantas ecológicas. Las plantas cultivadas convencionalmente se rocían con insecticidas que matan a los microbios sinérgicos. De aquí se entiende que ahora los alimentos no nutren como antes.

Esta es la forma por la que el ser humano ha logrado la diversidad microbiana en sus intestinos, al ingerir plantas estacionales que todavía estaban muy vivas.

Las sinergias: activar plantas con otras plantas

En Ayurveda mezclar las plantas en una fórmula es todo un arte, de esto depende que sea efectiva o no. La combinación adecuada de plantas, de manera tradicional, no solo aumenta los efectos bioquímicos de una fórmula, sino que también puede cambiar su estado microbiano.

La cúrcuma es un ejemplo perfecto: aporta múltiples beneficios, es anticancerígena, aumenta la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, pero es difícil de absorber. Sin embargo, cuando se combina con pimienta negra en una proporción de 16 partes de cúrcuma y 1 parte de pimienta negra, su biodisponibilidad puede aumentar entre 200% y 2000%.

También existen plantas que usándolas individualmente son muy eficaces y se activan por sí solas de forma natural, como amalaki, brahmi, shatavari, moringa, ashwagandha, azafrán.

Cómo elegir fórmulas “activas” y efe-ctivas para tu salud

Mira bien que la marca que compres cumpla estos requisitos:

  • Fórmulas tradicionales: de siglos de antigüedad son la base en la fabricación de nuestros productos, elaboradas de acuerdo con las reglas clásicas para activar las plantas y desplegar todo su potencial.
  • Las mejores materias primas: recolectores especialmente capacitados que cosechen las plantas en el momento ideal. Solo deben utilizarse materias primas que cumplan con los más altos estándares en cuanto a pureza, madurez o potencia.
  • Productos ecológicos certificados y protección del medio ambiente: las plantas deben crecer en tierras de cultivo ecológico certificado.
  • Productos seguros con certificados de calidad: instalaciones de producción en la India y preferiblemente doble verificación de calidad que garanticen que los productos son “limpios”. En Europa cada lote de productos debería ser probado por laboratorios independientes para detectar pesticidas, mohos, bacterias, residuos de metales pesados y aflatoxinas de acuerdo con los últimos estándares.

 

Pilar Franco de Sarabia
CEO de Harit Ayurveda y Presidenta de AYUSEDUCA
ayurvedasalud.com

ayuseduca.org