¿Cómo piensa y obra la persona esforzada y eficaz?

«La disciplina es la parte más importante del éxito» Truman Capote.

1-Transforma los fracasos en experiencias valiosas, es estímulos, en escalones que le lleven antes al éxito. Aprende de todo y de todos y además es humilde. Dice Jean Rimaud que «nadie se hace hombre sin haber triunfado en sus fracasos» y está en lo cierto.

2. Es capaz de dar siempre, por mas que le cueste, un paso más que los demás; se emplea más a fondo, no escatima tiempo ni esfuerzo y no se permite desmayos ni vacilaciones. No cesa en su empeño hasta lograr su objetivo. «La paciencia todo lo alcanza». «Suda y te salvarás», decía F. D. Roosevelt.

3- Camina seguro y firme hacia su meta y no admite otra alternativa que seguir en pie y adelante y no se deja engañar jamás por los cantos de sirena de lo fácil y cómodo. Sabe muy bien que todo depende de la fuerza de su voluntad, de su actitud positiva. «Para poder, basta querer», dice Novalis.

4- Tiene bien claro qué es lo que quiere hacer en la vida y todo lo orienta y condiciona a vivir plenamente y le concede prioridad absoluta a vivir el presente con plenitud y gozo. «La vida es nueva cada día» nos recuerda Marañón.

5-Puede ser pobre en casi todo, pero sin duda es multimillonaria en entusiasmo, esfuerzo, tesón e ilusiones, empatía, alegría de vivir y confianza en si mismo y en las buenas formas. «De la alegría, cuanto más gastamos, más nos queda», decía Emerson.

6- Es realista y reconoce sus limitaciones y carencias, pero tiene muy claro que no hay nada imposible para todo aquél que es la voluntad personificada y tiene el coraje de poner su vida al servicio de una noble y gran idea-pasión, que dé pleno sentido a su existencia. Víctor Hugo decía: «Atreveos, el progreso solo se logra así».

7- Sabe templar bien su animo, su espíritu y mantener la calma, especialmente cuando la situación es extremadamente difícil y todo parece perdido: No hay prueba más evidente de sabiduría que el hábito de la serenidad y el sosiego interior. «No hay camino para la paz; la paz es el camino», nos recuerda Ghandi.

8- Hace cada día, sin excepción, su siembra de acción eficaz; se concede el tiempo necesario, mantiene su propio ritmo de trabajo y no desespera si el éxito tarda en llegar. Posee una voluntad y una tenacidad a toda prueba y practica la esperanza dinámica. Jean de la Fontaine nos advierte que «el trabajo es el único capital no sujeto a quiebras»

9-Mantiene un reto constante consigo mismo y sabe que solo es posible un esfuerzo eficaz, mientras siga viva la alegría y la ilusión por vivir y no se pierde, ni el buen humor, ni el sentido del humor, ni la tenacidad entusiasta. Vence el que persevera más y disfruta más de lo que hace. Víctor Hugo nos recuerda que «el secreto de los corazones sublimes está en la palabra perseverancia».

10- Jamás olvida que el primero y el mayor de todos los éxitos es triunfar sobre sí mismo y en esta línea orienta sus esfuerzos en el quehacer diario. Quien rige su vida también rige su propio destino y no es un obstáculo, ni para si mismo, ni para los demás. Ya Cervantes nos recordaba que «cada cual se fabrica su destino y en ello no tiene parte alguna la fortuna».

11- Tiene gran fe y confianza en si mismo y en sus capacidades y no cesa en su empeño de superación por grave que sea la situación a la que se enfrenta cada día. Nietzsche nos dice: «Ten audacia y fe en ti mismo; hay de ti si tienes miedo«.

12 -Piensa como T. A. Adison que «todo llega a quien se afana mientras espera». No hay excelencia sin el suficiente sudor y sin un esfuerzo mantenido por una voluntad indomable. Además en todo fracaso se encierra una nueva oportunidad de superación y de experiencia práctica para seguir adelante.

Con afecto

Bernabé Tierno Jiménez
Psicólogo. Comunicador

optimistavital.respuesta.salud