Últimamente, en los medios de comunicación y organismos oficiales, se nota una iniciativa muy clara y organizada para echar por tierra cualquier tratamiento que no forme parte de la Medicina alopática o moderna.

Como Presidente de la Federación Española de Reiki, he recibido muchos correos y llamadas de personas preocupadas por el efecto negativo que pueda tener, cara a la aceptación de las Terapias Naturales en la población, y me gustaría dedicar este espacio a plantear mi opinión personal sobre lo que está ocurriendo. Matizo que en absoluto es el planteamiento “oficial” de la Federación Española de Reiki, ya que nuestra Federación es “de todos y para todos”, por lo cual no me atrevería a actuar como portavoz de nuestros más de 5.000 miembros sin un claro consenso entre todos ellos. Son mis reflexiones basadas en 20 años dedicado a ayudar a personas a sanar y 10 años como Presidente de la organización de Reiki más grande de España.

“Los perros ladran, pero la caravana sigue su camino” (proverbio árabe)

El incremento del uso de las Terapias Naturales en España y en todo el mundo es un hecho real e imparable. Acabo de leer un informe oficial que comenta que el 50% de pacientes oncológicos en España recurren a Terapias Naturales aparte de las convencionales. Hace 8 años, la cifra era del 30% según un estudio del Servicio de Salud de la Generalitat.

El incremento de ventas de productos de herbolario, la apertura constante de centros de Terapias Naturales y la incorporación de varias de dichas terapias dentro de los sistemas de salud oficiales de países como Suiza y Alemania, demuestra que este auge no es una moda pasajera sino una tendencia imparable.

Con Reiki, ha pasado lo mismo. Cuando empecé ofreciendo Reiki como voluntario en hospitales, me tenían que hacer pasar a escondidas como un familiar por temor de que llamaran a la policía. Hoy en día, el programa de Voluntariado de la Federación cuenta con cientos de voluntarios en toda España con acuerdos firmados con hospitales y Centros de Salud. Cabe mencionar que la excepción es la Comunidad de Madrid, donde el Consejero de Sanidad prohibió Reiki y echó a todas las ONGs que lo practicaban, pero afortunadamente es un hecho aislado.

Nada puede cambiar estos hechos, ya que la población está cada vez más informada sobre las ventajas de una Salud Natural y es cada vez más reacia a una medicina agresiva e intervencionista que trata síntomas y no causas. Internet ha sido el mayor impulsor de este cambio. Hace 15 años, si un médico te daba un diagnóstico y un tratamiento, realmente no tenías manera de contrastar lo que decía, excepto buscando una segunda opinión de otro facultativo. Hoy en día, puedes entrar en Webs de buenísima reputación y recabar información contrastada y respaldada por estudios de confianza.

Entonces, ¿cuál es el problema? Pues lógicamente, cuando un sector económico fuerte como el de la Salud moderna pierde cuota de mercado, hará todo lo que esté en sus manos para recuperar dicha cuota. Este sector controla los medios, por su inversión en publicidad y los gobiernos, por su sistema de “Lobbies”, y están usando todas estas herramientas para intentar frenar algo inevitable.

Cuando un Federado practicante de Reiki me pregunta si le afectará negativamente, mi respuesta es “¡No, todo lo contrario!”. Paradójicamente, esta campaña de desprestigio está teniendo el efecto opuesto a su intención, ya que muchas personas que desconocían las Terapias Naturales están oyendo hablar de ellas. Hemos tenido varias personas llamando a la Federación interesándose por Reiki y que no habían oído hablar de ello hasta que salió en las noticias, por ejemplo.

Esto se debe sobre todo a la caída de credibilidad de los medios de comunicación convencionales. De nuevo, un usuario puede contrastar la información que recibe y si un medio publica algo que después resulta ser incierto o manipulado, su credibilidad cae en picado. Según un estudio de los EE.UU. menos del 20% de jóvenes confía en los periódicos y la televisión, por lo cual, si dichos medios dicen que algo es “malo”, el resultado es que cada vez más personas pensarán lo contrario. ¡Interesante!

Por otra parte, la Federación Española de Reiki está comprometida a respaldar a nuestros Federados en su práctica libre y transparente de Reiki, siguiendo las reglas de nuestro Código Deontológico que todo Federado firma cuando se da de alta como miembro. “La Unión crea la Fuerza” y nuestro bufete jurídico apoya de forma activa y gratuita a cualquier Federado si es víctima de acoso o persecución legal por practicar Reiki como Terapia Natural.

Muchas otras organizaciones y asociaciones que practican otras Terapias Naturales están haciendo lo mismo, ya que hay que dejar muy claro que defendemos el concepto de la “Soberanía de la Salud” o el derecho a elegir libremente cómo quieres vivir tu Salud o tu enfermedad y deben existir profesionales en todas las terapias para que el paciente pueda elegir según sus propios criterios.

En resumen, desde la Federación observamos un cambio positivo en la sociedad, donde los usuarios son cada vez más independientes y capaces de tomar sus propias decisiones respecto a su Salud y bienestar. De hecho, este ataque temporal contra las Terapias Naturales encaja con “Las tres fases de cambio de Paradigma” del filósofo alemán Schopenhauer. Él decía que para que se acepte un nuevo paradigma: Primero se ridiculiza, segundo se ataca y tercero se acepta como algo evidente.

Respecto al libre albedrío del individuo para elegir su manera de sanar, parece que estamos en la segunda fase.

 

John Curtin

Presidente de la Federación Española de Reiki

www.federeiki.es