Emo, microorganismos

Los microorganismos son un término genérico para pequeños seres vivos, que en su mayoría son organismos unicelulares, como por ejemplo bacterias, levaduras, hongos, algas microscópicas, protozoos.

Algunos microorganismos son dañinos y provocan enfermedades y otros son beneficiosos. Diversas bacterias pueden provocar diarreas (ej. salmonelosis) o tuberculosis. Determinados hongos pueden causar daños económicos, a causa de la putrefacción de los alimentos. Sin embargo, la levadura es beneficiosa y se utiliza para la repostería. Las bacterias ácido-lácticas se utilizan para fabricar productos lácteos.

Los EMO’s (Efectivos Microorganismos Orgánicos) son guías microbióticos para reestablecer la simbiosis, contando con múltiples y amplios campos de aplicación.
Antiguamente estaban pensados como alternativa y sustitución de remedios químicos para la agricultura, y hoy en día se utilizan en varios campos a nivel mundial: medioambiente, industria y salud.

CAMPO DE ACTUACIÓN

En los procesos metabólicos el predominio de los microorganismos existentes determina los productos metabólicos:

Si predominan las bacterias de putrefacción, el producto final será amoniaco, metano, toxinas, radicales libres.

Si predominan microorganismos regenerativos y de fermentación, se crean vitaminas, enzimas y antioxidantes.

En cada campo vital natural existe una gran cantidad de bacterias y en base a ello se generan numerosas posibilidades de aplicación y características de microorganismos efectivos.

Hay que recordar la influencia energética de los micros efectivos en el medioambiente. El campo vibracional regenerativo y antioxidante que lo envuelve, se nota sobre todo en la cerámica, que tiene la capacidad de absorber la información y de liberarla de forma ampliada. En Alemania se introdujeron los microorganismos efectivos en el año 1995. A día de hoy miles de agricultores, amas de casa y jardineros utilizan esta mezcla de microbios.

Actualmente ya existen un sinfín de experiencias positivas en campos como la jardinería, agricultura, sanación de aguas, hogar, salud, protección del medioambiente.

RESPECTO A LA SALUD DEL SER HUMANO:

En el tracto intestinal los EMO’s generan la flora intestinal y producen vitaminas (biotina, ácido fólico, vitamina K), fortalecen el sistema inmunológico y evitan la creación y proliferación de bacterias patógenas y hongos.

LOS 3 PRINCIPIOS ACTIVOS DE LOS EMO’S:

1. EL PRINCIPIO DE FERMENTACIÓN:

Gracias a los microorganismos efectivos, durante los procesos de fermentación las materias primas orgánicas son liberadas y convertidas en materia útil. Los microorganismos efectivos generan materia energéticamente rica y fácilmente aprovechable por parte de otros seres vivos, como por ejemplo ácidos, azúcares, alcoholes, vitaminas y aminoácidos.  Los nutrientes, las sustancias biológicamente activas (minerales, vitaminas, nucleótidos, antioxidantes) y las enzimas que son liberadas por los EMO’s durante la descomposición del material orgánico, ayudan a otros microorganismos en su labor. Aumentan la fertilidad de las tierras, fortalecen las plantas, refuerzan el sistema inmunológico y mejoran la conversión alimentaria.

2. EL PRINCIPIO ANTIOXIDANTE:

Como microorganismos constructivos y regenerativos, los EMO’s, en su función de productos metabólicos, producen antioxidantes en gran cantidad. Estos ralentizan, por ejemplo el envejecimiento y la oxidación. Están principalmente compuestos por: polisacáridos, minerales y quelatos con actividad catalizadora y, en menor cantidad, vitamina C y E, así como oligoelementos.

3. EL PRINCIPIO DE SUPREMACÍA:

Los microorganismos efectivos pertenecen a un tipo de microorganismos. En una tierra, en la que predominan microorganismos regenerativos, las plantas pueden crecer fuertes y sanas. Además se vuelven más resistentes contra parásitos, o enfermedades y los componentes de los alimentos cosechados son de mejor calidad. Lo contrario ocurre cuando predominan los microorganismos degenerativos. La supremacía la tienen los microorganismos que más presentes estén (aproximadamente 90 %), es decir que se rigen por los microorganismos dominantes.

 

Equipo Scheller

emorganik.com