Swami Sivananda nos presenta una reflexión sobre el Yoga de la Paz de rabiosa actualidad. En un mundo convulso y lleno de incertidumbre, sus palabras, siempre actuales, resuenan con energía, ofreciendo calma para nuestro quehacer diario.

La paz y la unidad mundiales deberían cimentarse en la espiritualidad. El mundo moderno necesita una reorientación en la visión metafísica que dirija el curso de los intentos para conseguir la unidad mundial.

El mundo tendrá auténtica paz y unidad sólo cuando las personas encuentren paz en sus corazones.

Amor y cooperación

El amor, la cooperación y la comprensión traerán paz a este mundo. El amor, la cooperación y el entendimiento son necesarios para traer la armonía y la paz a este mundo. La solución a los problemas diarios reside en la fraternidad universal y en la lealtad compartida en nuestro parentesco común. Comprende la unión esencial de la fraternidad espiritual y vive en este espíritu.

El sentido de la Unidad

Necesitamos un sentido de unidad e identidad en la vida.
No hay país que no sea tuyo, ya que el mundo entero es tu familia.
La unidad del espíritu inmortal vibra en el corazón de todos. La humanidad es una sola familia.

Mantén firmemente la idea:
unidad de vida,
unidad en la diversidad,
amor fraternal y
entendimiento de los seres humanos.
Conviértete en un hermano espiritual de todos los seres humanos, todas las naciones, todas las razas. Pero también de los pájaros y las bestias. Acércate a los abandonados a los desamparados y a los oprimidos. Vive cerca de las flores y de las hierbas, de las montañas, ríos y mares, del sol, la luna y las estrellas.

Una sola conciencia

Hay una vida, una conciencia en todas las formas.
Por lo tanto,
no hieras a nadie.
Sé amable con todos.
Sirve y ama a todos.
Siente la fraternidad universal.

Únete a todos,
entiende a todos.

Anula todas las barreras que separan a una persona de otra. No hay nada que el mundo que necesite actualmente más que el entendimiento mutuo.

El entendimiento tiene lugar cuando las personas se encuentran al mismo nivel, al mismo tiempo, con auténtico afecto, sinceridad y tolerancia.

Conferencias de paz

Las conferencias de paz no tienen ningún valor mientras permanezca en la mente el prejuicio de raza. Los dirigentes públicos son generalmente celosos. Les asusta perder su popularidad y liderazgo. La avaricia, vanidad, ambición, producen intranquilidad en la mente y violencia en el mundo.

El egoísmo está en la raíz de la discordia individual, la falta de armonía en la familia, los problemas comunitarios y la tensión internacional.

Fraternidad

Pertenecemos a una gran fraternidad, la fraternidad de la vida entera. Por lo tanto, es nuestro deber extender nuestro amor y compasión a toda la creación.

Vive en armonía con todos los seres y con toda la vida.
Coopera y comprende a los demás.
Servíos unos a otros.
Comprendeos unos a otros.
Tened buena voluntad los unos hacia los otros.
Sembrad en los corazones de la gente la semilla de una vida noble, digna, virtuosa y valiente.

Todo en común

Que vuestras resoluciones sean comunes,
vuestros corazones permanezcan unidos,
y vuestras mentes sean una.

Que vuestra deliberación sea común.
Que vuestros pensamientos sean comunes.
Que vuestras mentes sean comunes.
Que vuestra contemplación sea común.
Que todos vayáis al unísono, en concordia y armonía.

Entendimiento mundial

Sembrad la semilla del entendimiento mundial y del espíritu internacional. Lo que el mundo necesita es el espíritu de amorosa amistad y fraternidad, de unidad, de amor, de compañerismo y de camaradería.

Construid un puente de fraternidad entre los ciudadanos del mundo.

Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid

www.sivananda.es

www.sivanandagranada.es