Biocéntrico es una palabra que utilizamos en Biodanza que significa poner al centro la vida.

El primer poema responde a la pregunta ¿dónde quiero vivir?, el siguiente honra los momentos cuando los humanos nos encontramos en círculo, equidistantes al centro, para iniciar un acontecimiento afectivo. El tercero está dedicado a todas las personas que aman y el último trata sobre la maternidad. Lo dedico a todas las mujeres maravillosas, diosas, que tienen el deseo existencial de ser madre.

Donde está el amor, está mi hogar

Donde se hace el fuego de cuidado y pasión,
donde se encienden las lámparas de la ternura,
donde se ronronea y los animales se acercan porque sienten la apertura.

Donde se alimenta el cuerpo y más allá
y la vida se transforma.

Donde uno, dos, tres, cuatro, desean seguir sumando y el amor se hace grande
Donde el compartir es abundancia
y la abundancia, ya es, con un encuentro sagrado.

Donde el contacto y las caricias integradoras son un cotidiano
y el verbo más pronunciado es amar.
Donde está el amor, está mi hogar.

 

Ronda de inicio

 

Geometría sagrada palpitando,
un útero en movimiento emocionado
una matriz pulsante,
círculo cósmico de encuentros.

Decimos sí
y las células del mundo,
apasionadas de vivir y llenas de coraje
celebran la existencia.

El universo sonríe
y las palabras común y unidad
resuenan trascendentes en la ceremonia,
ritual vibrante que respira.

Un viaje de lo misterioso a lo maravilloso.

Decimos sí a la vida y girando
vamos creando un lugar que es hogar
danzando en ritmo y melodía.

Los egos se marchan de viaje
y damos bienvenida a la unidad.

 

Te amo

 

Cuando abres los ojos por la mañana y te doy los buenos días,
Cuando te preparo el desayuno,
Cuando jugamos,
Cuando cocino para ti,
Cuando juegas libremente y confío en ti,
Cuando te miro,
Cuando te abrazo,
Cuando hacemos nuestras cosas y nos respetamos,
Cuando nos volvemos a encontrar,
Cuando te cuido,
Cuando permites que te cuide,
Cuando te hablo con palabras bonitas,
Cuando agradezco tu existencia,
Cuando te canto una canción,
Cuando te cuento un cuento,
Cuando te doy las buenas noches y cierras los ojos,
te amo.

 

Deseo existencial

 

Me elegiste para que yo existiera, vida.

Hoy abro mi útero
con lágrimas de alegría.
Tu luz, mi luz.

Me abro a tí,
deseosa, creativa,
sensible y femenina.

La posibilidad y el misterio.

Elijo darte amor
y recibirte.
A tí, semilla cósmica
llena de coraje.

Me entusiasma intuir
que vas a venir
mientras me baño en el Eros extasiado.

Me abro a tí,
dejando espacio para que entres
a este hogar cálido y amniótico.

Mi corazón de mujer se expande,
agradeciendo lo existencial.

Dispones de espacio en mi matriz
para recibir, para dar, para nutrirte.
Deseo ser madre y escuchar tu corazón.
Eres bienvenida, vida.

 

 

Sandra de Rivas Hermosilla

Directora de Espacio Encuentro (Sala Neuronilla)
Facilitadora de Biodanza SRT
Formadora en Creatividad e Innovación e Inteligencia Afectiva
sandraderivas@neuronilla.com