Nuestro niño interior y la visión sistémica

La infancia y adolescencia son esas etapas de la vida que dejamos atrás y a las que no se puede regresar, pero, en ocasiones, de las que uno no sale.

La infancia nos moldea, nos forja y lo que somos en la actualidad tiene ahí su tronco, con sus correspondientes raíces introducidas en la tierra del pasado, de tal manera que en ocasiones esa infancia/adolescencia sigue dominando e influyendo en nuestra edad madura.

Para algunos su infancia fue una etapa dura o difícil mientras que otros la vivieron con cierto encanto. En ambos casos ha sido época clave para el desarrollo de su personalidad y comportamiento.

(Literatura y estudios, sobre esto, hay para dar y tomar, principalmente en todos los desarrollados por la psicología evolutiva y sus teorías de la conducta y del comportamiento. Hay casos explícitos de patrones de comportamiento adquiridos en la infancia y hasta en el mismo momento de nacer, según haya sido el embarazo y el alumbramiento).

El niño posee toda la vulnerabilidad, muestra sus espontáneas emociones, tiene la necesidad de tacto y de contacto. Cariño y soporte son necesarios para él. En ocasiones estos elementos se ven mutilados. Son raíces no cuidadas e imprescindibles para su existencia futura. Una existencia enfocada en «lo que se debe» y lo que «se tiene» que hacer, utilizando en más de una circunstancia el castigo, el reproche y la censura como método de aprendizaje de una «buena conducta»… Un niño/a bueno/a debe… un hijo/a bueno/a tiene que… De esta manera nos van recortando nuestros brazos y nuestras alas y en cierta parte mutilándonoslos debido a los prejuicios, miedos, imperativos sociales… y por supuesto, las expectativas familiares.

De esta manera, poco a poco, de forma sutil e imperceptible, nos vamos desconectando de nuestro ser interno, de nuestro sentir, de nuestras necesidades y en definitiva de nuestra esencia, creándonos una gran confusión entre el propio deseo, necesidad… y los deberes heredados tan grabados dentro de nosotros. ¡Qué angustiosa confusión ésta!

Pero así fue, porque quienes nos educaron tampoco sabían hacerlo de otra manera, simplemente actuaban como mejor sabían y podían, con el objetivo de que fuéramos felices o al menos que no nos faltara lo imprescindible.

Era su forma de amarse y de amarnos. Tuvieron actitudes, dijeron muchas cosas y realizaron otras tantas que, a veces, minaron nuestro amor y en ocasiones nuestra dignidad provocando, en algunos casos (y esto bajo nuestra interpretación), bloqueos, inseguridades, miedos…

Conforme fuimos creciendo, este niño herido se quedó atrás, guardado en algún rincón de nosotros, en algún escondrijo de nuestro cuerpo esperando que le demos atención, cariño, respeto y aprecio. Eso que perdimos en algún momento de nuestra existencia.

Cuando llegamos a la edad adulta tenemos comportamientos, hábitos, formas de actuar y reaccionar, fruto de aquellas situaciones infantiles, que nos hicieron aprender, y la mayoría de nuestras actuaciones responde, a veces de manera desproporcionada, a los estímulos y experiencias que recibimos. Este ser que mostramos ES NUESTRO NIÑO INTERIOR HERIDO.

Cuando nos alejamos de nuestras cualidades innatas, cuando nos volvemos tensos, irritables y desconfiados, cuando dejamos de gozar y de ver el mundo de forma novedosa, cuando dejamos de sorprendernos, cuando nos hacemos solitarios y la amargura nos rodea y nos embarga la soledad, la tristeza, etc., es imprescindible conectar con nuestra parte dañada y tomar consciencia del conflicto interno que el adulto lleva dentro, para llegar a comprender, entender y gestionar esta ambivalencia.

A través de las Constelaciones Familiares y su Visión Sistémica podemos ver, en una sesión, qué es lo que nos separa y obstaculiza integrar en nuestra edad adulta (en nuestro presente), a ese niño interior (nuestro pasado inconsciente), que es esa parte herida que alberga a nuestro niño carente y necesitado de afecto, comprensión, reconocimiento, etc.

Hay que tener en cuenta, y esto es fundamental que formamos parte de un sistema con nosotros mismos. La visión sistémica estudia, analiza y observa como son las relaciones entre las personas. Y la prioritaria, es la que tenemos con nosotros/as mismos/as. Esta es la fuente que determina el resto de interacciones que tenemos con las demás personas y sistemas que vamos formando ya sean de pareja, laborales, sociales…
A través de los movimientos sistémicos, o movimientos del alma como los denomina Bert Hellinger, podemos, desde la distancia (como observadores), ver y comprobar dónde están esas heridas, esas brechas de dolor y flaqueza que nos hacen actuar de una manera determinada y a veces inapropiada. Nos permiten reconciliarnos con nuestro ser interno para darle su espacio y su tiempo, para permitirle ser y estar. «Ese adulto que ahora soy, ya puede encargarse y ocuparse de ese niño herido, ya puede empezar a darle todas esas cosas que necesita para ser feliz y vivir en paz y no seguir esperando que los demás se las proporcionen (como los niños lo esperan de sus padres)».

Desde la madurez, y desde la responsabilidad, desde el aquí y el ahora, podemos tomar consciencia de lo que queremos, lo que necesitamos, lo que nos gusta y lo que nos conviene. Esto nos permite romper con patrones inconscientes de comportamiento y de creencias limitantes (la mayoría de ellos de origen familiar), y así encontrar el equilibrio entre nuestro ser interno y nuestro ser maduro, y recuperar, desde el amor, a ese niño interior para llegar a ser una persona más íntegra, más coherente y más feliz.

Ángel de Lope Alemán

Director de «Desarrollo Sistémico Humano»
Didacta y Titular de la AEBH
Autor del libro: «La Visión Sistémica en las Relaciones Humanas»

En colaboración con Estrella Castilla Blázquez. Coordinadora de «Desarrollo Sistémico Humano»

www.dshumano.com