Los de las cosechas, crop circles, o círculos del maíz son unos dibujos que aparecen en campos de cultivo. En principio eran círculos y posteriormente han evolucionado a dibujos más complejos, según nos cuenta Vicente Fuentes, un joven investigador que lleva diez años estudiando el fenómeno. Ingeniero Químico Industrial, recientemente ha publicado el libro «El Enigma de los Círculos» (Corona Borealis, 2011), además de colaborar regularmente en las revistas Año Cero y Más allá y participar habitualmente con diversos programas de Radio como «Luces en la Oscuridad» de Punto Radio y en «Espacio en Blanco», de RNE, programa líder en temas alternativos y de misterio.

La aparición de los círculos de las cosechas es uno de los fenómenos más sorprendentes que han sucedido y suceden en nuestros días, semejante a la presencia de las líneas de Nazca. Envueltos en cierta polémica por un caso de fraude en 1991, Vicente Fuentes nos da mucha información sobre el tema, y entre otros datos nos indica como distinguir uno falso de uno verdadero.

P – ¿Cuándo empiezan a aparecer los círculos de la cosechas?

Estamos hablando de un fenómeno que tiene su comienzo en el siglo III, concretamente en la India y Pakistán con figuras de dibujos simples, unos círculos. Al día de hoy han aparecido más de 8000 figuras, en más de cuarenta países.

El fenómeno ha tenido diversas etapa. En el siglo X aparecen en Australia diversas figuras circulares; en Estados Unidos, en el siglo XVI según cuentan las antiguas tradiciones indias y es muy interesante que en el siglo XVII, en 1679, aparece la primera noticia de su presencia en un periódico, es el registro más antiguo del que hay testimonio escrito.

P – ¿Por qué se llaman círculos de maíz?

Se empezaron a llamar así, pero aparecen en todo tipo de cultivo: trigo, arroz, cebada, maíz, patatas, e incluso guisantes. Mayoritariamente aparecen en campos de cereales, sobre todo en Inglaterra

P – ¿Por qué Inglaterra es el sitio en donde han aparecido mas círculos?

Lo que yo llevo investigado en los últimos 10 años, me habla de que el fenómeno está relacionado con los complejos megalíticos de Stonehenge y Avebury. Estos círculos hechos con piedras, no estaban hechos al azar sino que indicaban diversas alineaciones del Sol y de la Luna. Aquella civilización de hace 5000 años estaba interesada en saber cuando empezaban las estaciones, seguramente para conocer cuando tenían que cultivar sus diversos cereales.

Gerald Hawkins en 1966, descubrió hasta 66 diferentes alineaciones en Stonehenge.

P – ¿Alguien está queriendo decir algo al mundo?

Sin lugar a dudas. Si uno estudia el fenómeno se da cuenta que ha habido una clara evolución. En los 70 aparecían círculos simples, medias lunas, triángulos, cuadrados, pero en los 80 empezaron a hacerse más y más complejos, y a verse otras cosas dentro de los círculos. Los investigadores nos hemos dado cuenta que cada uno de esos diseños es un mensaje que está tratando de decirnos algo.

P – ¿Qué tipo de mensajes?

Hay diferentes categorías: biología, matemática, astrología, química, química cuántica, física nuclear, y menciones a la actualidad, por ejemplo cuando el acelerador de partículas se inauguró aparecieron dos círculos diferentes que hablaban, a través de la geometría, en este caso de ocho lados, del interior de lo que pasaría dentro de este acelerador.

P – ¿Qué lenguaje utilizan?

Utilizan un lenguaje geométrico, teniendo en cuenta la absoluta perfección de las figuras. Aparecen por la noche en un 95% de los casos, sin posibilidad de corrección, de una sola pieza y esos diseños, con simetrías, da la impresión que han ido transformándose con nosotros. Al principio era geometría pura, pero con el paso de los años, y posible al ver que los seres humanos no somos capaces de descifrar esos códigos, el fenómeno se ha hecho más ilustrativo, con dibujos siempre compensados, armoniosos, intentando hacer el mensaje más fácil.

Cuando hablamos de este fenómeno siempre surge la pregunta y la duda de quién está detrás de esto. Está ya demostrado que los seres humanos no son capaces de hacer estos dibujos. y las propias planta quedan afectadas químicamente después de la aparición de las figuras. Los tallos no están rotos, sino doblados. Eso solo se puede hacer con una energía de radiación que no está al alcance de los seres humanos.

Durante años los investigadores nos hemos preguntado ¿quién hace esto? y se responde con diversas teorías, la de Gaia: la propia tierra estaría dando un aviso a los seres humanos; o la teoría ufológica: habría una inteligencia exterior a nosotros que estaría comunicándose a través de las matemáticas. Esto vendría refrendado por los numerosos avistamientos de ovnis en los entornos de los círculos.

P – ¿Hay un antes y un después desde el envío en 1974 del mensaje al Cúmulo M13, desde el Observatorio de Arecibo?

Sin lugar a dudas. En el año 2001 apareció un círculo totalmente diferente frente al observatorio de Chilbolton, en Wherwell, precisamente el observatorio que había dado apoyo al de Arecibo en el envío del mensaje en 1974. Constaba de un cajetín rectángulo que tenía unos dibujos dentro. Esos dibujos eran exactamente los mismos que los que mando Carl Sagan y Frank Drake en el año 1974 cuando hicieron el famoso mensaje de Arecibo. Aquel mensaje hablaba de cómo éramos los seres humanos: nuestro sistema decimal, bases de ADN, tamaño, el sistema social, los minerales de nuestros cuerpo… Se envió pensando que se podría recibir una respuesta en 25.000 años y en el 2001 apareció una respuesta a aquel mensaje. Tenía lo mismo pero con algunas variaciones: por ejemplo la forma del ser humano emisor había sido cambiada por un humanoide de cabeza muy grande; en la química de los átomos del cuerpo humano, añadía el silicio, como dando a entender que estuviera implementada la informática en sus cuerpos; la doble hélice del ADN original había sido cambiada por una «triple hélice»… algo espectacular.

A partir del 2001 hablas de los diversos dibujos…

Existen más de 100 categorías para clasificar la temática de los círculos. Va desde menciones a la antigüedad, menciones al famoso mecanismo de «antiquitera», los «astrolabios»; menciones a civilizaciones antiguas: egipcios, aztecas, sumerios, mayas. Con los mayas hay mucha relación pues muchos de los círculos tienen que ver con nuestro calendario. Conocen el tiempo en el vivimos: el 8/8/2008 aparece un inmenso 8 hecho con círculos de 300 metros de diámetro y los mayas son utilizados en el fenómeno por contar el tiempo con mayor perfección. Los mayas eran los maestros del tiempo: tenían un contador de tiempo absolutamente perfecto que iguala a los registros de la NASA en 15 decimales. Así los círculos usan la temática maya para establecer fechas concretas. Cada vez que indican el paso de un cometa o un eclipse de sol utilizan simbología maya, y hay que considerar que esta simbología no está al alcance de todo el mundo.

P – ¿Se ha recibido alguna respuesta a los mensajes enviados desde el Proyecto Seti?

Que yo sepa no. Pero teniendo en cuenta el oscurantismo que existe en torno a este tema, no hay que descartar nada.

P – De todos los círculos que has visitados ¿cuáles te parecen los más importantes?

Me tengo que quedar con tres que dividen el fenómeno en varias etapas. El tercero sería uno aparecido el 13 de agosto del 2001 en Milk Hill en Wiltshire, y es un diseño con 409 círculos, absolutamente perfectos y que tiene mas de 250 metros de diámetro. Aquel diseño se llamó en su momento el «Titán», pues rompía todo lo establecido anteriormente. Jamás había aparecido algo tan complejo y tan perfecto. Según los estudios aquello era un calendario lunar inmenso de seis fases de la luna hasta el año que viene.

El numero dos, apareció de Woodborough, un 18 junio 2002. Mostraba 75 espirales logarítmicas con la razón de una espiral de 1/fhi (número aúreo) dispuestas hacia un lado y hacia otro mostrando una cuadrícula. Lo impresionante de aquel diseño es que no mostraba ni un solo error y presentaba un diseño tipo mandala, como los utilizados en la religión hinduísta, realizado de una manera matemática. Media 90 metros y es una de las creaciones más bellas que se han podido ver en el fenómeno.

El numero uno apareció en Woodborough en el 2002, el 21 de julio y mostraba una geometría del número 28 con seis puntos de fuga. Es prácticamente imposible describir como era, pero jamás ha habido un diseño más difícil que ese. Era un diseño imposible de replicar, inclusive con ordenadores.

P – ¿Qué dicen los agricultores propietarios de los campos?

Según conversaciones mantenidas algunos se desinteresan del tema; a otros no les gusta tener gente en sus campos, a otros les molesta el perjuicio económico, aunque es curioso porque las plantas están dobladas justo en el límite antes de cortarse y no están muertas. Otros llegan a poner incluso hucha en los campos…

P – Si están alteradas genéticamente estas plantas ¿se traduce esto en las siguientes cosechas?

Sin duda. Según experimentos de BLT Recherche, instituto de Botánica, las plantas afectadas por este fenómeno crecen hasta un 200% más que las otras. Lo que se siembra con otras semillas al año siguiente, muestra como las plantas crecen señalando el diseño del año anterior. Lo que hace pensar que el terreno también queda afectado.

P – ¿Existe un patrón de mensajes?

Son variados, pero sí existen patrones: hay una serie de pentágonos, que está muy claro que exponen, entre otras cosas, los movimientos del planeta Venus; hay otros patrones para ilustrar los movimientos de la luna. Pero el fenómeno es muy personal, cada persona tiene una interpretación del circulo. Esto es muy enriquecedor. De esta manera el mensaje global, que lo hay, pasa a ser particular para cada persona que los visita o/y ve.

P – ¿Se puede diferenciar un falso círculo de un verdadero?

Hay tres diferencias principales, aunque podríamos hablar de más de trescientas. Primera: las plantas en un círculo falso están rotas; en un circulo verdadero las plantas están dobladas a través de los nodos de la planta. Esos nodos llegan a alargarse y se giran hasta los 85- 90 grados.

Segundo, hay alteraciones en la clorofila de las plantas. En los falsos la clorofila es normal; en los verdaderos la clorofila muestra diferentes puntos de salida de calor, como si una energía hubiera estado actuando sobre ella. La tercera diferencia es la perfección de las figuras: ningún circulo falso llega a mostrar la perfección, sin ningún tipo de error, que muestran los verdaderos. Y una cuarta podría ser la complejidad que presentan los círculos verdaderos. Los círculos falsos son pequeños y simples y como mucho de 30 metros. Los círculos reales pueden llegar hasta 500 metros y presentan una simetría y perfección absoluta.

P – ¿Estudia este fenómeno la comunidad científica?

Actualmente las administraciones públicas no financian investigación de este fenómeno. Los investigadores lo hacemos de manera privada. Después del escándalo de fraude del 91, también se ignora en los medios de comunicación, pero lo cierto es que existen helicópteros del ejercito que yo he podido ver en Inglaterra y que sobrevuelan las inmediaciones de los sitios en donde aparecen los círculos y que por supuesto no justifican ese gasto.

P – ¿Que razones puede haber para que se ignore algo que está materializado?

Se entiende que haya una razón filosófica-existencial pues el hombre en lugar de estar en la cúspide de la pirámide existencial pasaría a estar en otro escalón, al admitir que puede haber alguien más listo que nosotros y no sabemos lo que puede hacer, y esto crea inquietud. Hablando con las personas sobre mi trabajo he descubierto que un porcentaje altísimo admite la posibilidad que en el Universo puedan existir culturas, distintas de la nuestra, pero cuando se les habla de la posibilidad de que hayan llegado o lleguen de alguna manera a la tierra, eso ya no se admite igual, eso ya no entra en la cabeza y crea inquietud.

P – ¿Se pueden visitar los círculos de las cosechas?

Sí se pueden visitar; hay que pedir permiso a los dueños para que te dejen visitar las tierras y muchos son abiertos a ello. Los visitantes llegan a tener diferentes sensaciones e incluso brújulas, teléfonos móviles o cámaras pueden verse afectados por esa energía. Es como si hubiera quedado allí una energía instalada.

Unas personas sienten malestar con vómitos; otras euforia, otras una tranquilidad impresionante y meditan; otras tienen experiencias de perdida de tiempo. Da la impresión que esos terreno están emitiendo una radiación diferente que afecta a los visitantes.

P – Este año te han publicado el Libro «El Enigma de los círculos» ¿puedes comentar a nuestro lectores algo sobre este libro?

Es el resultado de diez años de investigaciones, y aborda el fenómeno de lo pequeño a lo grande; desde la química de la planta, a la observación desde el espacio y ha sido una experiencia maravillosa, algo muy personal pues cada vez que he escrito o corregido una página o la mera observación detallada de los círculos, he ido creciendo y aprendiendo. Es una de las mejores experiencias que se puede tener: ver desde lo alto un círculo de la cosecha.

P – Entonces ¿podríamos decir que el contacto con los círculos hace crecer a las personas?

Sin ninguna duda; hay una expansión de la conciencia en cada contacto. Yo eso es lo que he vivido.

Gracias a Espacio Humano por darme la ocasión de hablar de este tema que tanto me apasiona.

M.F.G.G.

Espacio Humano

Fotografías Steve Alexander y Lucy Pringle