Corrige tus dientes sin que se note

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

 

La ortodoncia sin alambres u ortodoncia invisible, permite alinear la dentadura de una manera discreta y menos dolorosa gracias a la utilización de polímero médico transparente, una aleación de plásticos mucho menos nociva para la salud que los metales que se utilizan en las ortodoncia con brackets. A continuación explicamos en qué consiste el tratamiento y las ventajas que nos aporta frente a la ortodoncia tradicional.

El mundo de la odontología está evolucionando a pasos agigantados.

Su objetivo, hacerse cada vez más natural y sostenible, no sólo con el medio ambiente, sino con nuestra propia salud. De ahí que la odontología evolucione hasta lo que hoy se conoce como odontología biológica, la especialidad médica y quirúrgica que se propone disminuir el uso de metales para reparar la dentadura, utilizando materiales como la fibra de vidrio o carbono, resinas o cerámicas, materiales que imitan el comportamiento de los tejidos naturales, y se integran mejor en el organismo.

Pero hoy vamos a hablar de lo que conocemos como ortodoncia sin alambres, uno de los tratamientos más avanzados y utilizados por odontólogos y estomatólogos de nuestro país y que está suponiendo una verdadera revolución a la hora de alinear y perfeccionar nuestra sonrisa.

¿Por qué se realiza un tratamiento de ortodoncia?

La ortodoncia es un tratamiento realizado por odontólogos que se aplica para conseguir que unos dientes bien alineados y una buena oclusión entre las piezas, algo que, sin duda, nos ayudará a mejorar nuestra salud dental, a corto y largo plazo, y el equilibrio general del cuerpo.

Tener unos dientes bien alineados no solo contribuye a mejorar nuestra sonrisa, y por tanto, las facciones de nuestro rostro, sino que su principal objetivo es mejorar nuestra salud dental. Esto se consigue principalmente porque en una dentadura cuyas piezas están rectas y bien alineadas, la higiene dental más sencilla y completa, ya que es más difícil que se depositen restos de comida entre los dientes. La consecuencia inmediata es que se disminuye el riesgo de caries y las posibilidades de infección en las encías, además lograr una buena oclusión permite un equilibrio muscular de cara, cabeza y cuello que se transmite a la espalda y columna vertebral, lo que se traduce en un equilibrio general del cuerpo y en la disminución de otros síntomas que se puedan tener como cefaleas, problemas articulares o dolores de cuello

¿En qué consiste la ortodoncia sin alambres?

Al igual que los otros tipos de ortodoncia, es un tratamiento dental y estético que ayuda a corregir la posición y la oclusión de nuestras piezas dentales consiguiendo que nuestra sonrisa luzca alineada y perfecta sin la necesidad de utilizar los brackets y alambres de metal.

La ortodoncia sin alambres consiste en una funda dental transparente, similar a las férulas utilizadas para combatir el bruxismo o problemas de apnea, compuesta por polímero médico transparente, hecho a medida de la dentadura de cada paciente.

Las antiguas ortodoncias, además de provocar heridas y llagas en nuestra boca, tanto en el momento de su colocación, como cada vez que el odontólogo procedía a ajustarlo por las necesidades intrínsecas del tratamiento, también suponían un grave problema higiénico, no sólo por la dificultad que suponía limpiar nuestra dentadura con la ortodoncia puesta, sino por el riesgo a que los metales empleaba han llegado a causar desgaste y decoloración en las zonas del dientes sobre las que se apoyaban los brackets.

Por este motivo, es por lo que las clínicas odontológicas de hoy en día, particularmente las que se encuentran más familiarizadas y concienciadas con la filosofía holística, descarten este tipo de tratamientos en su trabajo y opten por la novedosa, y eficaz ortodoncia sin alambres.

Ventajas de la ortodoncia sin alambres

La principal ventaja que destacan tanto odontólogos como pacientes es que no se trata de una ortodoncia fija, sino que se puede quitar y poner para comer. Esto no hace más que facilitar al paciente el proceso de adaptación al tratamiento, ya que el comer con una ortodoncia puesta era, hasta ahora, una ardua tarea a la que era difícil adaptarse.

Por otra parte, también facilita las tareas de higiene dental. Con la ortodoncia de brackets la tarea del cepillado se complicaba y además, aumentaba el riesgo de que se quedaran restos de comida entre los alambres. Estos problemas ahora han desparecido, ya que como la ortodoncia invisible se puede quitar, la higiene bucal es exactamente igual para las personas que llevan ortodoncia que para las que no la llevan.

Su colocación es mucho más sencilla. La ortodoncia tradicional requería de visitas periódicas cada mes al odontólogo, lo que podía suponer un trastorno en la agenda de los pacientes. Con la ortodoncia sin alambres estas visitas se pueden alargar en el tiempo, siempre y cuando el profesional lo considere posible, lo que resulta más cómodo para el paciente.

Además, la ortodoncia invisible es menos dolorosa que la tradicional. La fricción que hacían los brackets y los alambres sobre nuestros dientes y encías provocaba heridas y llagas muy difíciles de aguantar para el paciente durante las primeras semanas de tratamiento. Ahora este dolor se ha sustituido por una leve molestia al inicio del tratamiento mucho más fácil de soportar, por lo que el paciente a penas se entera de que la lleva.

Pero estas no son las únicas ventajas de la ortodoncia sin alambres. Como ya hemos dicho anteriormente, la aleación de plásticos que utiliza en su composición es mucho menos nociva para el organismo que la de metales. Algo que sin duda hay que tener en cuenta ya que la utilización de determinados materiales puede acarrearnos problemas de salud en un futuro.

Pero sin duda una de las mayores ventajas que tiene la ortodoncia sin alambres para los pacientes es que es invisible. Esta férula incolora es prácticamente imperceptible para el resto de personas, lo que hace que mucha gente opte por esta modalidad de ortodoncia, principalmente la gente adulta mucho más preocupada por su estética que los niños. De ahí que en los últimos años cada vez más personas mayores se hayan decidido a alinear los dientes. Con la ortodoncia sin alambres el tratamiento ha dejado de ser un tratamiento exclusivo para niños.

Por lo tanto, ya saben. Si después de leer el artículo aún le quedan dudas sobre la ortodoncia sin alambres, no dude en consultar con un especialista. Él le aconsejará y le informará sobre todo lo que deseé saber.

Dr. Jesús Isidro

Odontólogo master en Prótesis Bucofacial y especialista en Estetica y ATM

Col n. 28007319

www.isidroymarquez.com

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

5,9 minutos de lecturaActualizado: 20/08/2017Publicado: 09/12/2013Categorías: Salud Natural

Comenta este artículo