Los suplementos y meditación son hoy en día dos formas fundamentales para cubrir el desgaste de nuestro cuerpo, aportándole aquellos complementos que no consigue reponer. Cada uno de los aminoácidos, proteínas, oligoelementos, vitaminas y demás complementos son necesarios para mantener un funcionamiento óptimo de todos nuestros sistemas. El sistema inmune requiere siempre un aporte extra de energía, aún más actualmente, cuando los factores estresantes y peligros del día a día han aumentado como nunca. La contaminación ambiental, alimentación procesada, falta de movilidad y ejercicio físico junto con la pérdida de un descanso adecuado ponen en riesgo la capacidad natural del cuerpo de reponer todo este desgaste, por ello la suplementación ortomolecular es una opción cada día más escogida por el ser humano. Para valorar qué complementos necesita una persona es importante tener en cuenta los siguientes puntos:

• En primer lugar, evaluar cuál es el nivel de descanso y de sueño reparador. En la noche el cuerpo realiza todas las funciones de regeneración y reparación, por lo que el sueño debe ser profundo y en el momento de despertar la sensación de descanso estar presente.

• En segundo lugar, es interesante revisar si hay energía suficiente para realizar todas las actividades de la vida diaria.

• Por último, revisar los hábitos: alimentación, ejercicio físico, vida social, grado de satisfacción en el trabajo, etc.

Cuando alguno de estos puntos está afectado, puede significar que se necesita aportar energía extra o recursos que el cuerpo no consigue fabricar o reponer a tiempo. Este mecanismo favorece el desequilibrio, la aparición del cansancio y la fatiga y el resultado final puede ser la enfermedad.

Hoy en día ya es sabido que aportes como el omega 3 con efectos directos sobre la regeneración son necesarios, como protección para el corazón, entre otras propiedades. También es conocido el caso de la L-glutamina y sus propiedades para la barrera intestinal así como alimento del sistema inmunológico. También el magnesio que cuenta con propiedades fantásticas en la absorción de calcio o a nivel cerebral, en el sueño y en el descanso, tan importantes como las funciones que tiene en el sistema nervioso y a nivel muscular. Por ello la suplementación hoy en día se hace necesaria. Investigar sobre la alimentación y entender por qué se toma un suplemento y cómo actúa debería estar presente en las inquietudes de todo terapeuta. De esta manera se evita tomar o enviar aquellos suplementos que no sean necesarios. Contrastar información, elegir la información válida y explicarla a la población de forma didáctica y profunda debe ser una responsabilidad por parte de todos los profesionales que trabajan para la salud. Acercar y promover hábitos saludables así como realizarlos teniendo en cuenta el factor tiempo y momento, serán factores imprescindibles en el éxito para mantener y recuperar la salud en el caso de haberla perdido.

Más allá de la búsqueda de ayuda profesional hoy en día es interesante formarse y educarse en el cuidado del cuerpo a todos los niveles físico, emocional, psicológico y social. Cada uno de nosotros tenemos la capacidad de observar nuestro ritmo vital, sus demandas, aprendiendo y comprendiendo que no todos necesitamos lo mismo en cada momento. Para lograr este cuidado personal mis recomendaciones son tomar alimentos los más naturales posibles, reducir el consumo de mamíferos, manteniendo un consumo elevado de vegetales, de fuente naturales de energía como la ribosa, presente en huevos, pescados, frutas como el melón y la papaya, o tomar la fruta de temporada y disminuir el consumo de procesados, harinas y de hidratos de carbono tan presentes en la dieta moderna actual.

Vivimos un biorritmo en el que es necesario volver a nosotros mismos, a nuestra respiración vital, a una alimentación y movimiento adecuado. Liberarnos y limpiarnos diariamente de la carga tóxica es esencial para la salud física y psíquica. La meditación como parte de la limpieza subconsciente puede marcar un punto de partida de la sanación, puede ser el suplemento de la mente y las emociones al igual que vitaminas y aminoácidos pueden serlo para la salud física. La salud no debería tener efectos nocivos secundarios y esto es algo que se ha olvidado en la medicina alopática. Por todo ello, movimiento, meditación, alimentación y suplementación es la fuente de la vida. Educarse en este tipo de programas y aplicarlos es sinónimo de éxito asegurado.

Jose Antonio Mansilla Jiménez
Guru Inder Singh
Psiconeuroinmunólogo clínico, Naturopatia y Maestro de Kundalini Yoga.
Actualmente imparte cursos en IEN El Vergel
www.ienelvergel.com