POR UNA EDUCACION ARMÓNICA

¿Quieres más?

¿Te gustaría estar siempre al día con las últimas tendencias, consejos y secretos?  Suscríbete a nuestro boletín mensual y sé parte de una comunidad exclusiva.

Comparto con vosotros la entrevista que me ha hecho la periodista Mar Llanas para la revista La Granja. No es de extrañar que tanto a Rabindranath Tagore como a Krishnamurti les preocupase y ocupase tanto el tema de la educación. La verdadera educación no es acumulación de datos, sino adqurir actitudes correctas para un vivir más lúcido y compasivo.

ENTREVISTA A RAMIRO CALLE, INTRODUCTOR DEL YOGA EN ESPAÑA

1. En tu escuela de yoga tendrás alumnos que son padres y madres, ¿Los ves felices?

Hay, claro que sí, muchos padres y madres. Unos son más felices y otros mas desdichados, obviamente. Depende de la relación entre los padres, la relación entre padres e hijos y otros muchos factores o circunstancias. Le enseñamos a los alumnos que la dicha también hay que buscarla dentro de uno y tiene mucho que ver con la paz interior.

2. ¿Nos puedes, desde tu punto de visita, explicar qué es y que nos lleva a la putrescibilidad?

Detrás de todo está la voracidad del ego. El ego crea tres tendencias insanas: la ofuscación, la avaricia y el odio. Todo poder es simiente de putrescibilidad. También, por tanto, las organizaciones y lo instituido. Mientras no cambien la mente del ser humano, habrá putrescibilidad y corrupción. Todo sería diferente si las tendencias insanas fueran vencidas por las sanas: lucidez, generosidad y compasión.

3. ¿Es posible aprender a ser padres y madres felices?

Por supuesto. Hay que lograr relación armónicas, sinceras, generosas y tolerantes. Uno debe empezar por armonizarse consigo mismo. Si superamos agujeros psíquicos y carencias emocionales, nos llevaremos mejor con las demás. Así como nos sentimos, así nos relacionamos.

4. ¿Transmitimos un concepto erróneo de la felicidad a los hijos?

Proyectamos nuestros deseos y no enseñamos a los niños a descubrir sus propios valores y dearrollar sus potenciales. Tenemos expectativas sobre los hijos, que son las nuestras y no las suyas. Les hacemos creer, como nos han hecho creer a nosotros, que la dicha es solo diversión y entretenimiento y no les enseñamos a estar con ellos mismos, a saber propiciar paz interior…

5. En alguna ocasión has comentado que los colegios que fue de niño eran campos de concentración, ¿por qué?

En mi época era así, como explico en mi autobiografía; ahora por fortuna todo es diferente. Tuve que soportar los golpes del director de mi colegio, un ciego bastante sádico. Era el colegio Alamán. No había ningún lugar para la creatividad, sino para la obediencia ciega y abyecta. Eso mata lo mejor del alma infantil.

6. ¿Y qué opinión le merecen los colegios de hoy en día?

La educación es la que falla en general. Hoy en dia la falta de respeto de los alumnos por los profesores es alarmante y clamorosa. Y como el sistema educacional es malo por lo general, se basa en acumular datos y nada más. Más suma de información, pero eso no es sabiduría.

7. ¿Qué debemos hacer para ser nuestros propios líderes?

Apuntalar adecuadamente su autoestima y ni ser con ellos demasiado condescendientes ni demasiado autoritarios. Pero enseñarles que la educar a sus hijos y evitar el extremo del autoritarismo y el de la permisividad.

9. ¿A qué deberíamos darle más valor en nuestra vida?

Al equilibrio psíquico, a la compasión, a la acción correcta

10. ¿Crees que la crisis ha aportado algo bueno al espíritu del alma?

Los especuladores aún han especulado más, han abusado más de los débiles. Nada va a cambiar si no cambia la mente del ser humano y eso comienza con la educación adecuada y desde la infancia. No una educación basada solo en la cultura y la acumulación de datos, sino en la autoformación, la educación social, el respeto y la compasión. De nada sirve brillar con la mente si el corazón está seco.

Ramiro Calle

Centro de Yoga Shadak

Haz tu buena obra del día ¡Compártelo!

3,9 minutos de lecturaActualizado: 03/06/2024Publicado: 26/06/2015Categorías: Ramiro CalleEtiquetas:

Comenta este artículo