Etiqueta: discípulo

La parábola del dardo

Así se expresó Buda dirigiéndose a sus discípulos: «Cuando una persona común, que no conoce la enseñanza, experimenta una sensación dolorosa se inquieta y se aflige, se lamenta, se golpea el pecho y llora y está muy turbada. Es como si un hombre fuera traspasado por un dardo y, a continuación del primer impacto, fuera herido por otro dardo. Así, pues, esa persona experimentará las sensaciones causadas por los dos dardos. Ocurre lo mismo con una persona común que no conoce la enseñanza: cuando es tocada por una sensación dolorosa, se inquieta y se aflige y sufre, se lamenta, golpea ... Leer mas

Desaprender

  Un hombre muy erudito acudió a visitar a un mentor para rogarle que le aceptara como discípulo en la senda hacia lo Absoluto. Cuando llegó a casa del maestro, fue recibido por un asistente del mismo, que le dijo: – El maestro solicita que le contestes a las preguntas que hay en esta lista, de acuerdo a tus conocimientos. Como el visitante tenía, precisamente, muchos conocimientos, respondió a las preguntas con toda facilidad, sin que ninguna le resultase complicada. Cuando terminó de responder el cuestionario, el asistente salió de la estancia, para regresar un rato después y decirle al ... Leer mas

La figura del Maestro

El Maestro o preceptor es imprescindible para la práctica del Yoga.Para encender una vela necesitas otra vela encendida. De igual modo, sólo un alma iluminada puede iluminar. Cuando nos referimos al Maestro, la polémica está servida. Este tema es generalmente visto desde nuestra sociedad con una connotación sectaria y muy mal entendido su concepto y magnitud muchas otras, por falta de una información clara y veraz. Intentaremos a continuación profundizar un poco en este tema que tantas contrariedades supone con el fin de arrojar un poco de luz y entendimiento sobre esta figura tan importante y necesaria para nuestro avance ... Leer mas

HISTORIAS ESPIRITUALES: Conocerse a si mismo

El maestro y uno de sus discípulos fueron a dar un paseo por el campo. De súbito se escuchó el cacareo de un gallo y el joven exclamó lamentándose: – ¡Ah, si pudiera conocer el lenguaje de los gallos!. Un poco después baló una cabra, y el joven exclamó:   – ¡Si pudiera conocer el lenguaje de la cabras!. Pasado un rato, mientras seguían paseando, mugió una vaca y el joven exclamó:    – ¡Si pudiera conocer el lenguaje de las vacas!. Poco después se escuchó el graznido de un cuervo y el joven exclamó:   – ¡Si pudiera conocer ... Leer mas